¿Por qué me disculpo tanto?

Superación Personal

¿Por qué te disculpas tanto?

Lamento que tengas un mal día

Lamento que las cosas no te hayan salido bien

Lamento que pienses eso



¿Tiene la costumbre de decir que lo siento por todo, incluso si no es culpa suya? ¿Eres consciente de tu tendencia a soltar disculpas en un abrir y cerrar de ojos hasta que alguien más lo señaló? ¿Con qué frecuencia le han dicho que deje de pedir perdón tanto?

Si no está seguro de si tiene el hábito de disculparse demasiado o no, debe estar atento a los signos reveladores de disculparse demasiado.

Una vez que haya confirmado que tiene el hábito, el siguiente paso sería comprender por qué dice que lo siento tanto.

Este artículo detalla los signos de disculparse en exceso y las razones probables del hábito o la aflicción. Una vez que los tenga claros, puede seguir adelante y tratar de eliminar el hábito.

Señales de que dices lo siento demasiado

Los psicólogos consideran que pedir disculpas en exceso es un trastorno de la personalidad que se deriva de sus ideales de buen comportamiento o perfeccionismo, baja autoestima y miedo al desapego. Si cree que puede tener el hábito, debe estar atento a estos signos en sus interacciones con los demás.

1. Te disculpas por cosas sobre las que no tienes control.

Una de las formas más comunes de disculparse en exceso es la de disculparse como una forma de mostrar empatía.

2. Te disculpas por el error de otra persona.

Usted asume la responsabilidad de sus acciones, lo cual no está justificado.

3. Pide disculpas por los sucesos ordinarios y habituales de la vida diaria.

Como estornudar o toser, pedir algo o incluso intentar llamar la atención de alguien. Disculpe o por favor sería más apropiado en estas ocasiones.

4. Le pides perdón a las cosas inanimadas.

Como una pared o una silla o incluso un poste de luz. Te encuentras con uno y esperas perdón. Haces esto porque tu mente está condicionada a disculparse cuando algo sale mal.

5. Te disculpas por cosas que no consideras incorrectas.

Lo más probable es que haga esto para evitar situaciones incómodas o conflictos.

6. Te disculpas una y otra vez.

Esta es una clara señal de que tiene el hábito, ya que no hay ningún sentimiento o intención detrás de tales disculpas.

7. No está seguro de si tiene razón o no, pero discúlpese de todos modos.

Ve esto como una salida fácil.

8. No sabe por qué está pidiendo perdón, pero hágalo de todos modos.

Sientes la compulsión de disculparte en determinadas situaciones.

9. Pides disculpas para disimular tu nerviosismo.

En su lugar, debes aprender a manejar tus inseguridades.

10. Te disculpas cuando quieres ser audaz e insistente.

Su miedo a ser etiquetado como agresivo puede ser la razón de esto. Aprenda a decir no sin sentirse culpable.

Incluso cuando la situación exige su disculpa, no se contenta con un simple lo siento. Cuando usa esto para ocasiones triviales o inapropiadas, siente que cuando realmente necesita disculparse, debe coincidir con la gravedad de la situación.

¿Por qué te disculpas tanto?

Si puede identificarse con alguno de los signos anteriores, es hora de sentarse y tomar nota. No hay duda de que es necesario superar el hábito. Pero para eso, necesita llegar al fondo del problema. Necesita saber por qué pide perdón con tanta frecuencia.

Como pedir disculpas en exceso es un hábito, y como todos los hábitos, está formado por la repetición constante. El comportamiento, cuando se repite, a menudo tiende a volverse habitual o automático y se convierte en un hábito.

Las razones detrás de la formación de hábitos deben entenderse para ayudarlo a salir del hábito. Una vez más, la repetición puede ayudarte con eso.

Estas son algunas de las razones más comunes por las que se disculpa demasiado.

1. Tienes poca autoestima

La autoestima es cómo te valoras a ti mismo. Cuando tu opinión sobre ti mismo es muy pobre, tienes poca autoestima. Se caracteriza por una falta de confianza y fe en sus propias capacidades. Cuando piensas tan mal de ti mismo, naturalmente te culpas por cualquier cosa que vaya mal a tu alrededor.

Como a sus ojos, usted es incapaz de ser bueno y perfecto, concluye que solo usted puede cometer tales desatinos, causar problemas, ser difícil o irrazonable, o ser exigente. Y lo mejor que puede hacer en estas circunstancias es disculparse.

2. Pides disculpas para evitar conflictos

El origen de este comportamiento deben ser cuestiones no resueltas de la niñez. Pelear o enfurecer a los padres y presenciar demasiada violencia en una etapa temprana de la vida hará que los niños tengan miedo de situaciones de conflicto. En su libro, pedir perdón es la mejor manera de aliviar la situación.

Incluso cuando crezca, estos patrones de comportamiento permanecen con usted a menos que tome medidas conscientemente para eliminarlos. Ya sea que usted sea el centro del conflicto y la ira se dirija hacia usted o no, ofrece sus disculpas como una forma de minimizar el daño y sentirse seguro.

3. Le gusta agradar a la gente

Quieres proyectar la imagen de una persona buena y educada. Y pedir perdón es solo parte de este ejercicio de construcción de imagen. Como te han enseñado cuando eras niño que decir por favor, gracias y perdón son las reglas de oro del buen comportamiento, continúas haciéndolo incluso cuando no hiciste nada malo.

Está más preocupado por lo que los demás piensan de usted que por su propio bienestar mental. Crees que reconocer el error es la mejor manera de mantener felices a los demás.

4. Eres perfeccionista

Se ha fijado unos estándares tan altos que casi siempre no logra mantenerse al día y tiene dificultades para cumplirlos. Siempre tienes la sensación de ser inadecuado e incompetente. Y siente la necesidad de disculparse incluso por errores triviales.

5. Quieres evitar la incomodidad

Cuando algo sale mal, esto puede causar tensión en las relaciones con los demás presentes. Te sientes nervioso, incómodo e inseguro. Solo desea que el momento incómodo desaparezca y restaure la atmósfera feliz. No sabe qué más puede hacer o decir que no sea disculparse. Este es un esfuerzo de su parte para mejorarlo para usted y los demás.

6. Eres un imán para eventos desafortunados

Crees que eres la razón de todas las cosas malas que suceden a tu alrededor. Una vez más, la causa fundamental de esta mentalidad se remonta a su infancia, cuando una figura autorizada lo culpaba constantemente.

Una infancia traumática te quita la autoestima y esta se lleva a la edad adulta si no hay intervención en forma de ayuda profesional. Como no se siente amado ni apreciado, tiende a culparse a sí mismo cuando algo sale mal. La disculpa surge de este sentimiento de culpa.

7. Otros son inocentes, por lo que es tu culpa

Las personas que te rodean pueden estar proyectando la imagen de ser impecables, de que no pueden hacer nada malo. O puede haber creado esa imagen para ellos debido a su baja autoestima y tendencia a adorar a los demás.

Cuando las cosas van cuesta abajo, alguien debe reconocerlo. Como todos los demás son perfectos e irreprochables a tus ojos, te consideras culpable. Y di lo siento.

8. Otros te culpan y tú lo aceptas

Las personas más cercanas a usted siempre están señalando sus fallas. Cuando sucede algo malo, están listos para señalarte con el dedo. Al principio, no estaba tan seguro de su culpabilidad y se resistió. Pero por la forma enfática en que demuestran tu culpa, te rindes y aceptas que eres tú quien siempre comete errores.

Incluso puede comenzar a creer que tiene defectos inherentes y no puede hacer nada para cambiar esto. Cuando cree firmemente que es totalmente su culpa, se siente abrumado por la culpa. Lo único que sabe que puede hacer para mejorar las cosas es pedir perdón. Y lo haces sin dudarlo.

9. Quieres mantener buenas relaciones

El miedo a las relaciones tensas y el abandono te obligan a asumir la culpa. Sientes que es mejor ser culpado a ser amado, solo, rechazado o abandonado. Esta mentalidad probablemente tiene su origen en su infancia. Los problemas no resueltos de sus primeros días continúan hasta la edad adulta.

Haría cualquier cosa para mantener sus relaciones en buenos términos. No considera que sea un gran problema asumir la culpa, aunque sabe que no ha hecho nada malo. Estás dispuesto a sacrificar tu imagen en aras de mantener buenas relaciones con los demás.

10. Dices perdón porque es fácil

Su disculpa resuelve el conflicto y difumina la situación en poco tiempo. Considera que es una pérdida de tiempo y esfuerzo jugar al juego de la culpa. Crees que disculparse es una forma de conservar energía y ahorrar tiempo.

Quizás aprendiste esto de tus experiencias pasadas. Se encontró incapaz de defenderse cuando fue acusado falsamente y después de un tiempo, dejó de intentarlo. Le resultó más fácil proyectar una personalidad amigable y tranquila y disculparse es parte de ello. Sin embargo, es posible que la ira brote dentro de usted y esto puede tener serias ramificaciones.

Pensamientos finales

Puede comenzar a disculparse por cualquiera de las razones anteriores, pero al final terminará convirtiéndose en un hábito para usted. Es algo que haces sin pensar ni sentir. Y es un mal hábito.

Al disculparse en exceso, está disminuyendo el valor del acto de disculparse y disculparse de todo corazón. Así como disculparse en exceso es perjudicial para su bienestar mental, su incapacidad para expresar disculpas genuinas es igualmente dañina.

Cambiar un hábito, y uno malo en eso, es una tarea ardua, desalentadora pero factible. De alguna manera, por alguna razón, adquiriste el hábito de pedir perdón demasiado. Puede utilizar el mismo método de repetición para salir de este molesto hábito.

Lectura recomendada: