¿Se disculpa constantemente en una relación?

Mejora Personal

Disculparse constantemente en una relación

¿Te disculpas constantemente en una relación? ¿Eres consciente de la frecuencia con la que dices lo siento en un día? ¿Te disculpas cuando no hiciste nada malo?

Alguien choca contigo y le pides perdón. La entrega de alimentos se está retrasando y pides disculpas. Una transmisión en vivo de un partido importante se interrumpe y usted pide perdón. De hecho, todo sale mal a tu alrededor sin culpa tuya, pero aun así pides perdón.



¿Eres consciente de que tu tendencia a disculparte constantemente está volviendo tóxica tu relación? Tu pareja puede comenzar a aprovecharse de tu comportamiento para intimidarte y / o hacerte sentir que eres el culpable.



Este artículo analiza la razón detrás de estas constantes disculpas y cómo dejar de pedir perdón demasiado.

Atributos comunes que llevan a disculparse en exceso

Está arraigado en nuestra psique desde una edad temprana decir las palabras de oro de perdón, gracias y disculpa. Se considera el estándar de oro en buen comportamiento. Algunas personas simplemente no comprenden las circunstancias apropiadas que exigen su uso o lo abusan pensando que las convierte en una mejor persona.

Además de esto, las personas con ciertos patrones de comportamiento se disculpan con demasiada frecuencia o en situaciones inapropiadas.

Empatía: Cuando puedes sentir la ira y la frustración que siente otra persona, para mejorar las cosas para la persona, te disculpas aunque no hiciste nada malo o ni siquiera tuviste nada que ver con eso.

Mantener la afabilidad: Prefieres un ambiente amistoso y pacífico y no eres un gran fanático de los conflictos y las peleas. En su esfuerzo por mantener el ambiente tranquilo y amistoso, pide perdón para aliviar la situación.

Falta de confianza: No está seguro de si tiene la culpa o no. La ausencia de confianza en uno mismo y de autoestima te hace dudar de ti mismo. Siempre que la otra persona te acusa de una mala conducta, aceptas de buen grado el cargo y te disculpas profusamente incluso si tienes razón.

Comportamiento sumiso: Algunas personas se consideran menos dignas que otras y se someten voluntariamente a la voluntad de otra persona. Sienten que no está bien que tengan sus propias necesidades y límites personales.

Ansiedad: Si tiene miedo constante de que algo salga mal en su relación, estará dispuesto a hacer cualquier cosa para evitar una ruptura. Pedir perdón es parte de esto.

Sobre disciplina: Si fue criado en un ambiente estricto, ya sea por padres dominantes o escuelas autoritarias o ambos, es posible que haya adquirido la tendencia a pedir perdón desde el principio. Esto también continuará hasta la edad adulta.

disculparse cuando no hiciste nada malo citar

¿Por qué te disculpas demasiado?

¿Alguna vez has pensado por qué me disculpo demasiado?

Algunas de las razones subyacentes para pedir disculpas en exceso se pueden atribuir al carácter personal básico como se detalla anteriormente. Sin embargo, esto no puede explicarlo completamente.

El condicionamiento social puede estar detrás de este impulso de pedir perdón constantemente. Esta también puede ser la razón de los patrones de comportamiento.

Pedir disculpas, gracias y por favor se nos enseña como buen comportamiento desde una edad temprana. Esto se queda con nosotros al menos a nivel subconsciente a medida que envejecemos. Este hábito está tan arraigado en nuestras mentes que a muchos de nosotros nos llega automáticamente la disculpa. A menudo, esto es algo que decimos sin sentirlo y no es en el sentido real.

Cuando consideramos pedir disculpas por el buen comportamiento, tendemos a confiar y cumplir con las solicitudes de quienes se disculpan antes de pedir nuestra ayuda. Por ejemplo, lamento molestarte. ¿Me puedes traer una taza de café ?.

Esto significa que la gente usa el acto de disculparse para crear una atmósfera amigable para hacer las cosas.

¿Cómo afecta la disculpa excesiva a su relación?

Disculparse constantemente en una relación es más común como un acto de apaciguamiento, para evitar confrontaciones o situaciones incómodas y para mantener la relación en buenos términos. Algunos incluso piensan que es un componente necesario de una buena relación.

A veces, uno de los miembros de la pareja siente la necesidad de pedir perdón para evitar que el otro se enoje. O incluso para enmascarar la propia ira.

Disculparse demasiado puede afectar negativamente a una relación, ya sea una reacción automática a la situación o para evitar conflictos. Es fácil aprovecharse de quienes están acostumbrados a disculparse con demasiada frecuencia.

Cuando pides perdón con demasiada frecuencia y lo dices en serio, significa que no estás en contacto con los sentimientos reales ni estás tratando de reprimirlos. Esto no es bueno para su salud mental. Además de esto, estás permitiendo que tu pareja se aproveche de ti.

Cuando te disculpas a menudo sin quererlo, estás engañando a tu pareja haciéndole creer que la culpa es tuya y no de ellos. Su disculpa puede disipar la crisis actual, pero definitivamente no es buena para una relación sana.

Formas de dejar de pedir perdón demasiado en una relación

1. Piensa antes de decirlo

Poner fin a un hábito que ha tenido durante algún tiempo es abrumador. En cambio, como primer paso, condicione su mente para hacer una pausa, tomar un respiro y pensar si la situación amerita una disculpa antes de decirla.

Puedes hacerte la pregunta: ¿He hecho algo mal ?. Si la respuesta es negativa, no diga que lo siente. Si esto no es lo suficientemente bueno para controlar su impulso de disculparse, pregúntese por qué quiere dar a los demás la impresión de que ha hecho algo mal.

Dado que te disculpas como parte de un buen comportamiento, sería peor darles a los demás una mala impresión de ti mismo. Esto sin duda te haría pensar y te ayudaría a controlar esa tendencia a pedir perdón.

2. Comprenda los factores desencadenantes

Siéntese y comprenda por qué siente la necesidad de disculparse. Repase algunos casos en el pasado en los que se haya disculpado por causas ajenas a su culpa. Reproduce las escenas y descubre qué te impulsó a pedir perdón.

Si revisa algunos casos en su pasado, encontrará un patrón definido. Podrás identificar el detonante que te obliga a pedir perdón.

Otro enfoque es estar atento a cada vez que pidas perdón durante la próxima semana. Si es necesario, anótelos.

Comprenda las circunstancias que lo instan a disculparse. Piensa en ideas alternativas para decir en estas ocasiones. Trate de incorporarlos a su vida de forma gradual.

3. Reformule su preocupación

Si es la compasión y la empatía lo que le impulsa a disculparse, piense en qué más puede decir para transmitir sus sentimientos. Prueba algo como Sé que no siempre funciona como queremos o sabes que siempre estoy aquí para ti.

En caso de que esté pidiendo perdón porque no pudo comprender lo que le dicen, es mejor que pida una aclaración o que repita lo mismo. Un simple Ven de nuevo, por favor, haría el truco en lugar de pedir perdón.

O puede intentar preguntar ¿Puede explicar más? o ¿Puedes aclarar con un ejemplo ?.

Aprenda a decir lo que quiere decir en lugar de esconderse detrás de las disculpas.

4. Sepa cuándo y por qué debe disculparse

Y no debería. ¿Hiciste algo mal? Incluso si lo hiciera, ¿es lo suficientemente serio como para justificar una disculpa?

No hay necesidad de disculparse por cosas que no estaban bajo su control en primer lugar o cosas que se consideran demasiado intrascendentes. Aprenda a diferenciar los episodios triviales de los genuinamente graves.

En caso de que hayas hecho algo mal y sea totalmente tu culpa, asume la responsabilidad y no dudes en disculparte. Al pedir perdón, está admitiendo su error. Y esto no es fácil de hacer.

Al reconocer su error y expresar su pesar, está mostrando la fuerza de su carácter. Esto revela su inteligencia emocional y puede reparar las grietas creadas por su error en su relación.

5. Conviértelos en elogios

¿Sabes que tus disculpas casuales pueden convertirse fácilmente en declaraciones de gratitud o incluso de aprecio?

Lamento que tengas que salir bajo la lluvia. Se puede reformular porque admiro tu dedicación al trabajo. Estás desafiando la lluvia para salir. Otro ejemplo, lamento haberte metido en tantos problemas se puede cambiar a agradezco tu ayuda.

Cuando muestre su aprecio o gratitud en lugar de disculparse en cada ocasión, sonará más genuino. Además, la gratitud es una emoción positiva y puede impulsar las vibraciones de energía positiva de todos los involucrados.

Pensamientos concluyentes

Cuando pides demasiado perdón, estás bajando tu autoestima. Otros pierden el respeto por ti y reduce el poder de las disculpas reales en el futuro. Además, es molesto escucharlo.

No todas las disculpas son indeseables y molestas. Pedir perdón en las situaciones adecuadas puede hacer mucho bien a su relación. Ayuda a crear una atmósfera amistosa y pacífica y difunde la hostilidad. Promueve el perdón y repara las grietas en las relaciones. Estas son las disculpas acompañadas de un remordimiento genuino.

Cambiar su hábito de pedir perdón con demasiada frecuencia no es un paseo por el parque. Tendrás que aumentar tus niveles de autoconciencia y autocontrol para que esto suceda. Sin embargo, como dice el refrán, nada es imposible.

Lectura recomendada: