¿Cómo alegrar tu estado de ánimo con la risoterapia?

Mejora Personal

Cómo aligerar tu estado de ánimo con la terapia de la risa

Es un hecho bien conocido que la risa es la mejor medicina. Puede disolver la tensión y aliviar las dolencias relacionadas con el estrés. Muchos estudios han confirmado los beneficios para la salud de la risa. A pesar de las pruebas abrumadoras sobre el uso terapéutico de la risa, rara vez se usa en la medicina convencional. ¿Por qué es así?

Olvídese de la utilización de la risa en el campo de la medicina, ni siquiera estamos explotando esta simple actividad para eliminar el estrés en nuestra vida diaria. Y eso también cuando somos muy conscientes de las secuelas del estrés en nuestra salud. ¿Por qué somos tan reacios a utilizar la risa para mantener a raya una serie de enfermedades del estilo de vida?

La respuesta puede ser demasiado simple, hasta el punto de sonar ridícula. La risa simplemente no es parte de nuestro hábito. En este mundo moderno, nos tomamos la vida demasiado en serio y no vemos el lado más ligero de las cosas. Esto significa que, para obtener los beneficios de la risa, tenemos que incluirla deliberadamente en nuestras vidas. Este es exactamente el objetivo de la terapia de la risa.



¿Quién dijo que todas las cosas buenas son difíciles de practicar? ¿O solo te sirven las pastillas amargas? Con la risa, puedes disfrutarlo y cosechar sus beneficios. Entonces, ¿por qué no probar la terapia de la risa?

Además de aliviar la tensión muscular, la risa proporciona un buen entrenamiento para los músculos de la cara, el abdomen y el diafragma. Cuando disfrutamos de una buena risa, nuestros músculos abdominales pasan por una serie completa de expansiones y contracciones, similar a la de un entrenamiento abdominal.

Aquí hay algunos ejercicios sencillos de risa para relajar esos divertidos músculos.

1. Hablando galimatías con tu imagen reflejada

Mírate en el espejo y empieza a decir tonterías. Puede optar por algo simple como blah de blah de blah blah o un galimatías más complejo insertando sonidos como 'idig' entre las sílabas. Vea cómo se ríe en poco tiempo.

2. Usa tu cuerpo para expresar el sentimiento

Cuando te encuentres con algo gracioso, no te limites a reír. Usa tu cuerpo para resaltar la sensación de una mejor manera. Como aplaudir, saltar arriba y abajo.

3. Encuadre su escena de estrés

Regrese a su pasado y recupere ese momento en el que estaba estresado. Capture toda esa escena con todos los presentes en el marco de una galería de arte con todos sus adornos elegantes. Observe cómo este simple ejercicio cambia su percepción de ese incidente.

4. Pon la mejor risa que hayas escuchado en tu mente.

Puede ser uno de tus amigos, hermanos o colegas que tenga esa risa contagiosa. Alguien que pueda ayudarte a olvidar tus preocupaciones con su risa. Alguien que pueda ayudarte a reírte de tus penas. Recuerda esa risa especial y reprodúcela en tu mente. Ahora, recupera esa escena de tu pasado que te estresó. Juega la misma risa simultáneamente. Repita este ejercicio unas cuantas veces hasta que sienta que la tensión desaparece.

5. Crea tu propio payaso inflable

Respira aire en un payaso inflable imaginario. Observa cómo el payaso crece cada vez más. Cuando se amplíe a tamaño completo, puede hacer preguntas como ¿Qué puedo hacer para ser más feliz ?, ¿Cómo puedo divertirme más? o ¿Cómo puedo ponerme más alegre ?. Recuerda que puedes convocar a este payaso cuando quieras.

Estos ejercicios pueden parecer tontos y triviales al principio. Cree en ellos y practícalos con seriedad, te sorprenderán los resultados.

Lectura recomendada: