Cómo superar el aislamiento social durante Covid-19

Mejora Personal

cómo superar el aislamiento social durante el covid-19

La pandemia de Covid-19 nos ha enseñado muchas cosas. Los nuevos desafíos que ha creado desconciertan a todos, desde las personas y las familias hasta las sociedades y el mundo en su conjunto. Y lidiar con el aislamiento social es uno de ellos.

Como debes saber, el distanciamiento social es uno de los pasos vitales e imprescindibles a seguir para contener el coronavirus. Como siempre, todo tiene consecuencias.

Aunque el distanciamiento social es fundamental para controlar la pandemia, tiene consecuencias negativas. Como esto nos impide encontrarnos con familiares, amigos o incluso caras conocidas o desconocidas e interactuar con las personas cara a cara, tenemos que lidiar con el tipo de soledad que nunca antes habíamos experimentado.



Lo peor es que no tenemos ni idea de cómo lidiar con esta soledad forzada. Incluso mientras lidiamos con nuestro miedo a ser infectados y, para muchos, con la delicada situación financiera resultante de la pérdida de sus medios de vida, la ansiedad por el aislamiento puede empeorar las cosas.

Aprender a lidiar con la soledad inducida por el aislamiento es imperativo para nuestra salud mental. Este artículo le ofrece ideas sobre cómo afrontar el aislamiento social que nos impone la pandemia actual.

¿Cómo nos afectan la ansiedad y el aislamiento social?

Independientemente de quién sea usted (género, edad, ubicación, estatus social o seguridad financiera), el aislamiento forzoso por pandemia afectará su salud mental y, en consecuencia, su salud física. Perfeccionar sus habilidades de afrontamiento ya no es una opción; es el único camino a seguir. Es fundamental para sobrevivir.

Todos estos años, creciste creyendo que la conexión social es vital para tu supervivencia. Nos hemos enseñado a nosotros mismos la necesidad de confiar y depender unos de otros para obtener consuelo y apoyo. Entonces, es natural que te sientas triste y deprimido cuando tienes que seguir el distanciamiento social.

La primera víctima de la soledad forzada es la salud mental. Puede conducir a:

  • Sueño perturbado o insomnio
  • Pérdida del apetito o incapacidad para controlar la alimentación.
  • Aumento de los niveles de ansiedad y estrés.
  • Dificultad para concentrarse en la tarea en cuestión.
  • Niveles de inmunidad bajos
  • Abuso de alcohol
  • Abuso infantil y violencia doméstica
  • Trastornos de salud mental como demencia, enfermedad de Alzheimer y varios trastornos de la personalidad.
  • Descuido personal y pérdida de interés en la vida.
  • Pensamientos suicidas
  • Intentos suicidas

Los pensamientos e intentos suicidas son los peores escenarios y tal vez el efecto combinado de condiciones de salud mental ya existentes como la esquizofrenia, la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

El consiguiente efecto sobre la salud física también es devastador. Esto puede empeorar las condiciones de salud ya existentes, como las enfermedades coronarias, la diabetes y la presión arterial.

Sin embargo, se ha vuelto difícil predecir cómo una persona se verá afectada por la soledad forzada por el distanciamiento social.

Es posible que también desee leer nuestra guía sobre seis actividades que ayudan con la ansiedad o aprender a practicar la atención plena para la ansiedad .

¿Cómo afrontar el aislamiento?

El primer paso para afrontar la soledad del distanciamiento social es aceptar y reconocer su presencia. Esta sería la mitad de la batalla ganada.

Por otro lado, si lo ignoras o lo mantienes oculto, diciéndote a ti mismo y al resto del mundo que todo está bien, te encontrarás con serios problemas. Por lo tanto, si reconoce alguno de los signos enumerados anteriormente, compruebe la realidad y admita al menos ante sí mismo que necesita ayuda.

Siempre que la gravedad de sus síntomas esté dentro del rango manejable, puede probar algunas de estas sugerencias de autoayuda. Si en algún momento siente que sus esfuerzos no están funcionando o que las cosas parecen salirse de control, no dude en compartir sus inquietudes con alguien cercano a usted. Si es necesario, obtenga ayuda profesional. Recuerde que la ayuda oportuna puede salvar su vida y la de sus seres queridos.

1. Reconoce cómo te sientes

Como se señaló anteriormente, este es el primer paso hacia la normalidad. Cuando no hay nadie con quien hablar o nadie que se dé cuenta de las aberraciones en su comportamiento, es fácil ignorar los sentimientos. De hecho, debe cuidarse mejor cuando esté solo y luchando. De vez en cuando, haga una verificación de datos sobre su salud mental.

2. Conéctate con la naturaleza

Cuando existen restricciones para el movimiento, esto sería difícil de poner en práctica. Al menos cuando la situación de Covid-19 mejore y se levanten las restricciones, debe aprovechar la oportunidad para salir. El distanciamiento social puede impedirle visitar o reunirse con familiares y amigos. Pero siempre puedes dar un paseo por el parque o salir a correr. Realice actividades permitidas en su área para acercarse a la naturaleza. Esto puede ayudar a calmar sus nervios y calmarse.

3. Adopta pasatiempos

Reaviva viejos pasatiempos o descubre nuevos intereses. Debe haber una lista de cosas que siempre quisiste hacer pero para las que nunca tuviste tiempo. Esta es la oportunidad para eso. Hacer algo que amas y te apasiona puede desviar tu atención del estrés y las preocupaciones de la pandemia.

4. Practica el cuidado personal

Quizás nunca antes tuvo que pensar en cuidarse a sí mismo porque nunca se había enfrentado a una situación similar. Las nuevas circunstancias exigen un ajuste en su enfoque y actitud. Aprenda a estar atento a las señales de problemas y esté dispuesto a actuar sin demora. A menudo, los problemas de salud, ya sean mentales o físicos, son más fáciles de manejar si se atienden de inmediato. Permitir que las cosas empeoren puede ser perjudicial.

5. Comuníquese con familiares y amigos

Recuerde que otros también están pasando por sentimientos similares. Ya sea que necesite ayuda o ellos, consulte con otras personas periódicamente. Es posible que nunca haya hecho esto antes de la pandemia. Pero es hora de que lo hagas parte de tu rutina. No es necesario suponer que los demás están mejor y no se preocupan por usted. O que estarías entrometiéndote extendiéndote. En lugar de hacer tales suposiciones, sea el primero en volver a conectarse con las personas que conoce. Puede que no lo sepas; su única llamada puede marcar la diferencia para alguien.

6. Lleva un diario

Registre todos sus pensamientos y experiencias durante la pandemia. Escribirlos puede aportar más claridad y concentración. Este ejercicio puede ayudarlo a aceptar su necesidad de ayuda. O ayudarlo a encontrar un mecanismo de afrontamiento por su cuenta. Siempre que esté confundido y se sienta perdido, vuelva a su diario y lea las entradas para obtener una perspectiva completa de la situación. Y el diario también puede decirle cómo se han transformado sus sentimientos y emociones a medida que cambiaban las realidades básicas.

Lectura recomendada: 365 mensajes de diario para el autodescubrimiento

Aquí hay algunas sugerencias más que puede intentar para combatir la soledad cuando se sienta aislado.

  • Únase a organizaciones voluntarias para ayudar a otros a luchar contra la pandemia
  • Encuentre vías para ser más productivo
  • Pruebe actividades que aumenten su autoestima y confianza
  • Cuida tus necesidades básicas
  • Busque formas de apoyar y animar a los demás
  • Utilice las redes sociales para conectarse con otros
Pensamientos finales

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sigue recordándonos que todavía no estamos fuera de peligro en esta pandemia. El mundo en su conjunto tiene un largo camino por recorrer antes de que podamos dejar esto atrás. Entonces, aprender a lidiar con la soledad es un paso vital para su salud mental a largo plazo.

Cada uno de nosotros tiene una experiencia diferente con el aislamiento social. La forma en que tratamos la situación, la forma en que nos sentimos o cómo la afrontamos. Lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. Esté dispuesto a adaptarse a las reglas y circunstancias cambiantes. No se sienta reacio a acercarse a un terapeuta si es necesario.