¿Cómo dar una lección a un niño ingrato?

Mejora Personal

Cómo enseñarle una lección a un niño ingrato

Ser egoísta e ingrato no es una prerrogativa exclusiva de los adultos. Los niños de todas las edades pueden ser increíblemente egocéntricos, exigentes e irrespetuosos. Y, como padre, esto puede ser extremadamente frustrante.

Un cierto nivel de egoísmo es deseable en personas de todas las edades, incluso en un niño, ya que este es el requisito básico para cuidarse bien. Siendo un poco egoísta, no permitirás que otros se aprovechen de ti o te manipulen.

Es cuando el egoísmo cruza un límite, se vuelve indeseable y dañino. Entonces, antes de etiquetar a su hijo como ingrato, egoísta e irrespetuoso, asegúrese de que este sea el caso.



A menudo, los padres se preocupan de que el niño lleve estos rasgos negativos a la edad adulta y esto perjudique su futuro. Hay algo de verdad en esto.

Sin embargo, los padres deben recordar que la gratitud no se trata solo de decir las palabras mágicas de los buenos modales. Como gracias, por favor y lo siento. Estas son simplemente las expresiones externas de un corazón gratuito. Incluir estas palabras en tu vocabulario y decirlas sin quererlas no es gratitud.

Otro punto a destacar aquí es el uso de las palabras para disciplinar, enseñar una lección y controlar. Estos son enfoques incorrectos para obtener los resultados correctos. Y, a menudo, no funcionan o crean más problemas.

Además, tenga cuidado de evitar dar ultimátums como haga esto o lo demás. Cualquiera que entienda a un niño sabrá que ninguno de estos te dará lo que quieres. Recuerde que el respeto engendra respeto.

Entonces, volvemos a la pregunta: ¿Cómo criar a un niño agradecido? Y, ¿cómo lidiar con los actos de ingratitud en su hijo?

Este artículo analiza detenidamente el problema y ofrece algunas sugerencias que puede probar.

¿Por qué un niño es ingrato?

Antes de ver cómo infundir gratitud en un niño, debemos comprender las razones por las que es ingrato. Después de todo lo que ha hecho por ellos, parece poco razonable.

La mayoría de los padres tratan de darles a sus hijos el mejor comienzo en sus vidas brindándoles lo mejor de todo, a veces incluso más allá de sus posibilidades. Esto es comprensible porque, como padres, quieren asegurarse de que el mundo de su hijo sea perfecto en todos los sentidos.

A cambio, esperamos que el niño aprecie todo lo que disfruta, se comporte bien y muestre gratitud. Sin embargo, mirándolo desde la perspectiva de un niño, está claro que consideran todas sus ventajas y gratificaciones como derechos.

Otra razón del comportamiento ingrato es la falta de exposición a las realidades de la vida. Al sobreprotegerlo, su hijo vive en una burbuja.

Los padres, sin saberlo, construyen expectativas en la mente de un niño. Y cuando un niño recibe o experimenta algo que se espera, es natural que no se sienta agradecido. Después de todo, era algo que esperaban.

Otro error que cometen los padres cuando crían a sus hijos es tomar el control de sus vidas. Cuando los padres toman todas las decisiones por sus hijos, naturalmente, se rebelan contra esto. Esta tendencia se hará más pronunciada a medida que envejezcan. Esta rebelión se mostrará como ingratitud.

La mayoría de las veces, los padres tienen la culpa de criar a un niño con defectos de carácter como la indisciplina y la ingratitud. No todo está perdido. Con la actitud adecuada y el enfoque correcto, los padres pueden corregir este comportamiento en sus hijos.

A continuación se ofrecen algunas sugerencias para los padres para criar hijos agradecidos.

Maneras de infundir gratitud en su hijo

Maneras de infundir gratitud en su hijo

Recuerde que los métodos de control, negación, castigo y disciplina no funcionan con los niños. En su lugar, intente un enfoque más suave y conciliador. Tiene mejores posibilidades de obtener los resultados deseados.

Más que nada, los padres deben aprender a mantener la calma y la paciencia. De lo contrario, intensificará la situación y la empeorará de lo que ya es.

1. Llamar la atención sobre su comportamiento

Cada vez que note que su hijo muestra un comportamiento ingrato, indíquelo sin insultarlo ni perder la calma. Por ejemplo, cuando sienta que su hijo no aprecia el obsequio recibido, puede llamar su atención de esta manera.

Tu tío te consiguió algo que pensó que te gustaría. Fue amable de su parte traerte un regalo. No tenía que hacer eso. ¿Entiendes que quejarse del regalo es ingrato ?. Nunca intentes el enfoque Deja de actuar como un mocoso mimado.

Haga esto cada vez que su hijo sea ingrato sin perder los estribos. Puede decirles cuánto dinero y pensamiento se invirtió en los obsequios que recibieron. Indíquele al niño que su comportamiento está hiriendo sentimientos. O pídales que piensen cómo se sentirían si otros rechazaran sus dones.

2. Dejar de acceder a todas sus demandas

En su deseo de hacer que el mundo de su hijo sea perfecto, los mima en exceso. Decir que sí a todas sus demandas, tanto materialistas como de otro tipo, puede estropearlos. Incluso mientras intentas darles todo, te pedirán más y más. Aprenda a decir no de vez en cuando, según lo requiera la situación. La gratificación retrasada puede hacer maravillas.

Ser un buen padre no significa que le compre a su hijo todos los juguetes nuevos que pida. Incluso si tienes los medios para comprarlos. Podría decirles que esperen una ocasión como Navidad o cumpleaños. O puede pedirles que ahorren de su asignación para comprar lo que quieran.

Es una buena idea vincular el buen comportamiento con los privilegios. Pero tenga cuidado de no confundir esto con soborno. Aquí está el chocolate. Ahora sé bueno, eso es soborno. Esto dará lugar a más demandas y acabará agravando la situación.

La recompensa, por otro lado, puede ayudar a su hijo a volver al camino correcto. Fuiste tan amable con la anciana de al lado. Realmente estoy muy orgulloso de ti. ¿Salimos a tomar un helado ?.

3. Impresiona la importancia de la empatía

Los niños suelen ser ingratos porque no comprenden cómo sus palabras y su comportamiento afectan a los demás. Puedes expresarlo como cuando dices que nuestra familia es aburrida y no hacemos nada emocionante y divertido no es justo. Estás hiriendo mis sentimientos. Salimos los fines de semana y nos divertimos jugando.

O incluya a su hermano menor en los juegos. Dale un poco de tiempo y mejorará. ¿Recuerda cómo se sintió cuando fue excluido ?.

4. Demuestre que la bondad y la compasión son gratificantes.

Lleve a su hijo con usted cuando haga trabajo voluntario. Verlo ayudando a otros sin esperar nada a cambio desde una edad temprana puede fácilmente impresionar su importancia en sus mentes. También puede pedirles que realicen actividades voluntarias adecuadas para su edad.

Incluir la bondad y la compasión como un hábito puede ser beneficioso para un niño de muchas maneras. La gratitud es una progresión natural de esto. Cuando la mente está pensando en formas de ayudar a los demás, tendrá menos tiempo para pensar qué esperar de los demás.

Aquí hay algunas sugerencias más para ayudar a su hijo a aprender a ser agradecido.

  • Dígales el significado de regalo: Un niño no debe considerar un regalo como un derecho. Para ello, es mejor decirles el significado de un regalo. Se da de forma voluntaria y gratuita sin esperar nada a cambio. Esto significa que lo mínimo que puede hacer el niño es mostrar gratitud. O al menos esconder su desinterés o decepción.
  • Enséñeles buenos modales desde una edad temprana: No hay una edad mínima para ello. A los niños se les puede enseñar modales apropiados para su edad y comportamiento adecuado. De hecho, los niños lo toman fácilmente a una edad muy temprana y todo lo que los padres deben hacer es fomentar el progreso.
  • Ignórelo si se trata de un incidente único: Al igual que los adultos tienen días libres y cambios de humor, los niños también tienen sus días buenos y malos. Si su comportamiento es menos que deseable en una ocasión, simplemente haga la vista gorda y déjelo pasar. No le dé mucha importancia.
  • No compare: Una cosa que siempre falla es comparar a su hijo con otro niño o con su propio yo más joven. Mira lo bien que se porta. Deberías aprender de ella. Esto es lo último que su hijo quiere escuchar de usted. Ni los obsequie con historias de su propia generosidad en su infancia. Esto simplemente no funciona.
Palabra final

Más que cualquier otra cosa, los padres deben ser modelos a seguir para sus hijos. Si desea que su hijo escuche y siga sus consejos, debe seguir el ejemplo. No puedes esperar que tu hijo sea un ángel cuando te comportas como un monstruo. Es tan simple como eso.

Lectura recomendada: