11 formas de practicar la gratitud a diario

Mejora Personal

11 formas de practicar la gratitud a diario

Vivir una vida de gratitud es un cambio de juego, desde el bienestar hasta las relaciones y la manifestación de deseos. La interconexión de sus beneficios es una amplia prueba de que la gratitud es el hilo conductor que atraviesa la mayoría de los elementos de nuestras vidas.

Sin embargo, el simple y desinteresado acto de gratitud que te ofrece tanto no es tan fácil de infundir en nuestras vidas. Tal vez sea difícil de aceptar y absorber, pero lo suficientemente fácil de entender si profundizas un poco más.



¿Alguna vez has contemplado las bendiciones de tu vida con gratitud? Ya sean pequeñas o grandes, las bendiciones se olvidan e ignoran en la loca carrera de la vida. A menudo, se dan por sentados.



En cambio, imagina cómo cambiaría tu vida y tu perspectiva si aprendes a tener en cuenta el sentimiento de gratitud por cada una de esas bendiciones. El simple gesto de agradecer los actos cotidianos puede iluminar la vida de los demás.

La mejor parte es que también es beneficioso para usted. El efecto acumulativo de actos tan generosos puede ser una experiencia que cambie la vida tanto del benefactor como del beneficiario.

Practicar la gratitud se trata completamente de garantizar que el sentimiento de agradecimiento no se ignore ni se olvide en la prisa de la vida. Los pequeños actos de gratitud cuando se combinan pueden crear un mundo de bienestar.

Esto, a su vez, fortalece su creencia en la existencia de la bondad en todos y en todo. Con el tiempo, esto llenará tu corazón de positividad y te proporcionará la felicidad, la paz mental y la satisfacción más elusivas y buscadas.

Este artículo es una guía completa sobre la gratitud y los beneficios de inculcarla en la vida. Aquí encontrará formas de practicar la gratitud a diario para obtener su máximo beneficio.

Tabla de contenido

Significado de gratitud

Cuando alguien te hace un buen giro, como mantener abierta la puerta del ascensor o recoger algo que dejaste caer, tu respuesta automática sería de agradecimiento. ¿Eso es la gratitud?

La respuesta es sí y no. Dar las gracias es solo una parte. La respuesta evoca un sentido de gratitud solo si va acompañada del sentimiento.

Practicar la gratitud se trata de desencadenar ese sentimiento en ti.

La gratitud se presenta de muchas formas: reconocimiento, aprecio y respeto. Expresar gratitud no siempre tiene que ser verbal. Una sonrisa, un abrazo o un apretón de manos funcionan igualmente bien.

Este acto voluntario y desinteresado beneficia al donante y al receptor. La gratitud es una de esas cosas raras en la vida que tiene algo reservado para el benefactor. Cuanto más das, más recibes en forma de energía positiva y una actitud positiva.

Gracias con gratitud

Importancia de la gratitud

Sentirse agradecido por las bendiciones de la vida puede cambiar la forma en que percibe a las personas que lo rodean, así como sus experiencias en la vida. La gratitud es la varita mágica que puede construir y reparar relaciones.

Los meros actos de mostrar aprecio o dar las gracias pueden hacer maravillas en la gestión de personas. Naturalmente, el destinatario del gesto se siente feliz y contento con el aprecio y el reconocimiento de su contribución. Las ventajas de la gratitud y el aprecio no terminan ahí.

La reacción de la otra persona a su muestra de gratitud es la recompensa que recibe por su buena acción. Esto significa que se recupera en la misma medida, incluso cuando lo está regalando.

Practicar la gratitud puede llenarte de alegría y sentimientos positivos.

La mayoría de nosotros busca la felicidad, la satisfacción y la paz mental a lo largo de nuestra vida. Pensamos que lo tendremos cuando logremos adquirir cosas materialistas como casa, dinero, automóvil o familia. Trabajamos duro para hacerlos realidad con la esperanza de que en una fecha futura podamos vivir una vida llena de positividad.

La verdad del asunto es que todos estos sentimientos positivos están aquí a nuestro alcance ahora. Todo lo que necesitamos para acceder es abrazar el sentimiento de agradecimiento.

El sentimiento de gratitud nos ayuda a apreciar las cosas que ya tenemos en nuestra vida, incluso cuando buscamos una gloria mayor y cosas más grandes. De hecho, reconocer las bendiciones de la vida es esencial para manifestar nuestros deseos.

Después de todo, todos sabemos que son las pequeñas cosas las que cuentan.



Beneficios de practicar la gratitud

Cuando practicas la gratitud a diario, los beneficios son múltiples. Toca cada parte de nuestra vida, la llena de energía positiva y la mejora de formas perceptibles e imperceptibles.

Las personas que han hecho de la gratitud una parte integral de sus vidas tienden a tener un enfoque positivo hacia la vida. Se sienten más vivos, son más amables y compasivos, son física y mentalmente más fuertes, tienen un mejor sistema inmunológico y duermen mejor.

La lista no termina ahí. Aquí hay algunas razones más para una práctica diaria de gratitud.

  • Reduce los niveles de estrés y ansiedad.
  • Frena el comportamiento agresivo
  • Cura el trauma mental y ayuda a relajarse.
  • Te hace más confiado y humilde y provoca un comportamiento más agradable.
  • Ayuda a revelar su naturaleza amistosa, amable y compasiva.
  • Fortalece sus relaciones existentes y ayuda a construir nuevas.
  • Ayuda a ampliar los horizontes y estimula la creatividad.
  • Mejora la productividad y la toma de decisiones.
  • Te motiva a mayores alturas en la búsqueda de sueños.
  • Te gana más respeto de los demás, lo que te convierte en un mejor líder
  • Te hace menos propenso a enfermarte
  • Reduce la presión arterial y eleva el umbral del dolor.
  • Mejora la calidad y duración de su sueño.
  • Te ayuda a vivir más

Ejemplos de práctica de gratitud

Puedes practicar la gratitud en la vida diaria de muchas maneras. Aquí hay algunos ejemplos para empezar.

  • Siéntete agradecido de estar vivo.
  • Agradece el amor y el cariño que muestra tu familia.
  • Aprecia a las personas que trabajan para ti y te hacen la vida más fácil.
  • Agradezca las amistades y el maravilloso tiempo que pasamos juntos.
  • Aprecia la buena salud y el cuerpo en forma.
  • Agradezca la prosperidad e independencia financiera.
  • Siéntete agradecido por la comida en la mesa y las personas que lo hicieron posible.
  • Aprecia la contribución de los demás en el equipo.
  • Reconocer los esfuerzos de los maestros y mentores por su orientación y apoyo.
  • Sentirse agradecido por las opciones disponibles y la libertad de tomar decisiones.
  • Reconozca a todos aquellos que le enseñaron las lecciones preciosas de la vida directamente o de otra manera
  • Siéntete agradecido por la sonrisa que ilumina tu vida y la de los demás.


Maneras de cultivar la gratitud en la vida

La gratitud es apreciar y sentirse satisfecho con las cosas que ya tiene en la vida en lugar de buscar algo nuevo con la esperanza de que le traiga felicidad y satisfacción. Practicar la gratitud ayuda a las personas a cambiar su enfoque a lo que tienen de lo que les falta.

Simplemente decir gracias o un gesto correspondiente no se traduce como gratitud. Es el sentimiento que acompaña a estos actos lo que los hace reales y les ayudará a cosechar ricas recompensas. Un cambio de mentalidad es esencial para que esto suceda. Y no puede esperar que esto suceda de la noche a la mañana.

Cuando intentas incluir el sentimiento de gratitud en tu vida diaria, es posible que al principio te resulte extraño y artificial. Esto es natural ya que aún no está acostumbrado a la sensación. A medida que practiques la gratitud cada vez más, te acostumbrarás y poco a poco se convertirá en parte de tu estilo de vida.

Algunas de las formas más sencillas de practicar la gratitud en la vida son contar tus bendiciones, orar y hacer meditación de atención plena. Puede agradecer a alguien que le haya ayudado personalmente o escribiendo una nota de agradecimiento.

Puede seguir estos sencillos pasos para cultivar la gratitud en su actitud.

Observe sus respuestas. Cuando alguien te hace una buena acción o te sucede algo bueno, ¿cómo estás reaccionando? ¿Estás dando las gracias en voz alta o en silencio? Al expresar agradecimiento, ¿es una costumbre? ¿Es una respuesta distraída o se dice como una ocurrencia tardía? ¿Lo sientes tú también?

Pausa, siente y da las gracias. Cada vez que sienta la necesidad de dar las gracias, haga una pausa por un momento y observe. ¿Conoces el evento o la persona a la que quieres agradecer? Si no es así, llévelo a su mente consciente, entiéndalo, absorba y diga gracias.

Repita esto hasta que sentir gratitud se convierta en una parte integral de su comportamiento.

¿Cómo practicar la gratitud todos los días?

Sentirse agradecido por las bendiciones de la vida no es difícil de lograr una vez que comprende y aprecia su importancia y sus beneficios. Puede encontrarlo artificial, confuso y complicado en las etapas iniciales. No te dejes distraer. Confíe en el proceso y continúe practicando.

Puede encontrar resistencia a la idea dentro de usted. Una parte de usted puede cuestionar la necesidad de abordar esto. Sacuda esos pensamientos y sentimientos no deseados. Mantenga un enfoque inquebrantable en incluir la gratitud en su vida. Al final, será mucho mejor por ello.

La mejor forma de practicar la gratitud es escudriñar el pasado en busca de personas y eventos que te hayan dado felicidad y placer. Cuanto más se concentre en esos asuntos que evocan gratitud, más se sentirá agradecido. Nuestra guía sobre 20 formas de crea tu propia felicidad puede ser de su interés.

Al principio, esto significa dirigir su atención a eventos de este tipo en el pasado para practicar la gratitud. Una vez que se convierta en parte de su actitud, podrá incluirlo en su comportamiento actual y vivir una vida de gratitud.

Aquí hay algunas ideas para practicar la gratitud y formas de incluirlas en su vida diaria.

Diario de gratitud

1. Mantenga un diario de gratitud

Este es un diario de todas las cosas buenas que te sucedieron todos los días. Su objetivo es servir como recordatorio de las bendiciones, ya que tiende a olvidarlas fácilmente. El diario nos invita a Sé agradecido por lo que tienes cotidiano.

Nuestro cerebro está programado para recordar más las cosas negativas que las positivas. Registrarlos en un diario puede ayudarlo a recuperarlos cuando lo desee.

Las entradas del diario pueden referirse a cualquier acontecimiento bueno, grande o pequeño. Puede ser un incidente regular, sus pensamientos y sentimientos, su comportamiento o sobre una persona que acudió en su ayuda en su momento de necesidad.

También puede adoptar el estilo de escritura de guiones. Eso es escribir en detalle, como en un guión, al estilo de una historia.

Cuando se sienta triste o deprimido o cuando las cosas se ven hacia abajo, su mente estaría demasiado preocupada para recordar las bendiciones de su pasado. Desplazarse por el diario puede ayudarlo a refrescar la memoria y puede servir como un refuerzo instantáneo del estado de ánimo.

Lectura recomendada:

2. Traza el camino que has recorrido.

Cuando se encuentre en un estado mental feliz, regrese a su pasado y recuerde los tiempos difíciles que ha experimentado. Y qué tan lejos ha llegado y cuánto esfuerzo ha realizado para alcanzar el estado actual. Necesita hacer esto sin permitir que las emociones negativas lo dominen. La mentalidad positiva actual debe ser lo suficientemente fuerte como para resistir tal tentación.

Cuando compare su vida anterior con la nueva, podrá darse cuenta de lo bendecido que es. Esto seguramente te hará sentir agradecido.

3. Medita sobre la relación

A diferencia de la meditación regular en la que su objetivo es vaciar la mente y mantenerla quieta, la meditación relacional implica anclar su mente en el tema de las relaciones y la gratitud. Para una sesión, elija su relación con una de las personas más importantes de su vida: pareja, padre, amigo, hermano, hijo o colega.

Encuentra respuestas a preguntas como ¿qué he recibido de ellos? ¿Le he mostrado mi agradecimiento? ¿Qué he devuelto? ¿Les he hecho la vida difícil alguna vez?

A través de las respuestas a estas preguntas, conocerá más sobre el estado de su relación con la persona. A continuación, puede encontrar formas de mejorarlos.

4. Activa tus sentidos

Cuando sus sentidos se activan, se sentirá más vivo y se volverá más consciente de su entorno. Tu capacidad para sentir el olfato, el gusto, la vista, el oído y el tacto y disfrutar de la vida a través de ellos te hace humano. Estos atributos únicos deben resaltarse para recordar el milagro de la vida.

En lugar de darlos por sentado como lo hace habitualmente, haga una pausa y mírelos a través del prisma de la gratitud. Experiméntelos y absorba su importancia en su vida. Imagínese cómo sería la vida sin ellos.

Piense en lo increíble que es el cuerpo humano. Cómo está construido de manera intrincada para brindarnos una experiencia increíble. Esto le daría mucho que agradecer.

5. Expresa tu gratitud

Cada vez que reciba ayuda o apoyo de las personas que lo rodean, hágales saber que aprecia su gesto. A menudo, damos por sentada dicha ayuda, especialmente en el caso de familiares, amigos y colegas. O corresponda con un breve agradecimiento.

El agradecimiento dado como respuesta automática y sin sentimiento no tiene el efecto deseado en el destinatario. Dado que se están tomando un tiempo de sus vidas para ayudarlo, lo mínimo que puede hacer es apreciar su esfuerzo con sentimientos sinceros.

Expresar gratitud puede mejorar y reparar las relaciones. La alegre reacción del benefactor también puede aumentar sus niveles de felicidad. Es una situacion donde ambos ganan.

6. Usa señales visuales

A menudo tiendes a olvidarte de estar agradecido por las bendiciones diarias en la loca carrera de vivir tu vida. La falta de conciencia plena es otro obstáculo para sentirse agradecido.

Incluso si tomas la decisión consciente de ser más agradecido, es posible que se te escape de la mente hasta que la conviertas en parte de tu comportamiento. Para ayudarlo a sentirse agradecido, puede usar indicaciones y sugerencias.

Las señales visuales actuarán como recordatorios para activar la mente. Las mejores señales para despertar tu mente son las personas que te rodean.

7.Haz un pacto contigo mismo

Es posible que desear algo no siempre te haga esforzarte por realizarlo. En su lugar, intente hacer un voto a sí mismo. Muchos estudios han encontrado la efectividad de esta estrategia para ayudar con un cambio de comportamiento.

Una vez más, prometerte estar agradecido puede ser olvidado en la rutina diaria. Para ayudarte a recordar el pacto, puedes enmarcarlo como una afirmación y repetirlo. O escríbalo en una nota adhesiva y péguelo donde lo vea a menudo. La afirmación puede ser: me prometo a mí mismo contar mis bendiciones todas las mañanas.

8. Cuida tu idioma

¿Sabes que puedes decir lo mismo de muchas formas? La diferencia está en el enfoque: lo que se le da más importancia en la palabra hablada. En lugar de enfatizar más en los dones, enfóquese en el dador.

El foco de atención debe estar en la persona que ofreció ayuda, simpatizante, partidario o benefactor y en lo que ha hecho en lugar de en usted mismo y cómo lo benefició o lo feliz que lo hizo, aunque puede incluirlo.

Cuando expresas tu gratitud, la idea es resaltar la virtud de la buena acción y las buenas cualidades de la otra persona.

9. Infunde más emociones

Expresar gratitud tendría un valor agregado cuando se dice con sentimiento. Puede hacerlo más efectivo al incluir más gestos que transmitan su sentimiento de gratitud. Como una gran sonrisa, un abrazo o ambos. Esto puede amplificar más el sentimiento en ti y transmitir tu sentimiento de agradecimiento a la otra persona de una mejor manera.

Los gestos de gratitud pueden mejorar la experiencia tanto del donante como del destinatario. Y es un desencadenante conocido de emociones de gratitud en ti con más frecuencia.

10. Prueba la meditación de gratitud

Esto es un técnica de meditación que se centra solo en las cosas por las que estás agradecido. Incluir sus experiencias sensoriales y la atención plena puede llevar este ejercicio a un nivel completamente diferente.

Al igual que en el caso de la meditación regular, concéntrate en tu respiración para anclar tu mente al presente y despejarla de asuntos extraños. Elija una bendición que haya recibido y vuelva a reproducir la escena. Incorpore sus sentidos de la vista, el oído o el tacto para darle más vida. Explore las emociones. Concluya la sesión con afirmaciones de agradecimiento.

11. Cuente sus bendiciones con afirmaciones.

Estos son ejercicios programados que puede utilizar para practicar la gratitud a diario, según la disponibilidad de tiempo. Enmarca afirmaciones que transmitan tu agradecimiento por todas las cosas buenas que te sucedieron durante la semana. Repítelos a diario. Puede actualizar o cambiar las afirmaciones al final de la semana.

Puede decir las afirmaciones en voz alta o mentalmente. O escríbalos. Mientras lo hace, recuerde concentrarse en el incidente y las emociones que experimentó en ese momento.

Lectura recomendada:

Guarda tu práctica de gratitud de la monotonía

Cuando haces de la gratitud parte de tu rutina o hábito, existe la amenaza de que la monotonía se instale y te robe sus beneficios. El agradecimiento se vuelve automático, desprovisto de sentimiento.

Debe mantenerse alerta a esto y tomar medidas preventivas para cortar la inclinación del brote antes de que eche raíces. A continuación, se ofrecen algunos consejos que puede seguir para evitarlo.

  • Actualiza tu lista de agradecimientos
  • Mantenlo creativo
  • Infundir emociones
  • Agudiza tus sentidos
  • Practica la atención plena
Palabra final

Estás aquí y leer este artículo es el primer paso importante para practicar la gratitud. Es un reconocimiento de que usted es consciente de sus defectos y quiere hacerlo bien para mejorar la situación. Esta es una aceptación de los lapsos en su comportamiento actual y la disposición a enmendarlos.

La gratitud no se trata simplemente de decir gracias y por favor siempre que sea posible. Solo cuando se dicen con sentimiento, se convierte en gratitud. Practicar la atención plena puede ayudarte a vivir una vida de gratitud.

Los días son agitados para la mayoría de nosotros y, a veces, esto es inevitable. Cuando el tiempo lo permita, desacelere el paso y aprecie y reconozca las bendiciones y todas las cosas buenas que tiene. Asegúrese de agradecer a las personas que hicieron todo lo posible para ayudarlo y apoyarlo en su hora de necesidad.

Lectura recomendada: