Ilia Calderón de Univision dice que la gente a menudo no cree que sea latina

Entretenimiento

getty Getty
  • Ilia Calderón es la primera afrolatina en presentar un noticiero nacional de lunes a viernes en los EE. UU.
  • En sus nuevas memorias, Calderón desentraña su identidad como afrolatina; su entrevista histórica con el líder de un grupo de odio; maternidad y matrimonio ; y su papel como periodista en un Estados Unidos dividido.
  • A continuación, Calderón habla de sus primeros meses en Estados Unidos después de mudarse de Colombia.

En 2017, el presentador de noticias de Univision Ilia Calderón made headlines ella misma después de entrevistar a Chris Barker, un líder del Ku Klux Klan en Carolina del Norte. Informó fríamente a Calderón, una inmigrante colombiana y ciudadana estadounidense, que ella era la primera persona negra en su propiedad en 20 años, y amenazó con 'quemarla'. Con voz inquebrantable, Calderón se mantuvo firme durante el altercado: 'El color de mi piel no me define', dijo.

Historias relacionadas Maria Hinojosa es una latina inflexible El impacto de Naya Rivera en la comunidad latina Las latinas ahora se identifican como afrolatinas

Es solo en la apertura de sus esclarecedoras memorias, Mi hora de hablar: Reclamar la ascendencia y confrontar la raza , que Calderón confiesa el miedo que sintió en ese momento, enfrentando una versión extrema del racismo que ha sido una constante durante toda su vida.



'Me senté frente al odio personificado, a merced del mismo odio que siempre había querido mirar a los ojos con la esperanza de encontrar respuestas a las muchas preguntas que había tenido desde que era un niño. ¿Por qué nos rechazan? ¿Por qué nos define el color de la piel? ¿Cuál es la fuente de un odio tan puro? Pregunta Calderón en las primeras páginas del libro.



A lo largo de Mi hora de hablar: Reclamar la ascendencia y confrontar la raza , Calderón habla de cómo su raza se cruzó con su ambición: primero, como una afrolatina en Colombia herida por las burlas en el patio de la escuela; más tarde, como inmigrante a los EE. UU., Parte de una minoría latina marginada, y luego como la primera afro-latina en presentar un noticiero nacional en los EE. UU.

2018 univision upfront Astrid Stawiarzimágenes falsas

Calderón nació en El Chocó, una región en el oeste de Colombia conocida por sus hermosas playas, increíble biodiversidad y la la tasa de pobreza más alta del país . La región también alberga una población mayoritaria afrocolombiana , del cual Calderón forma parte.



'No hay duda: yo, Ilia Calderón Chamat, soy negra. Colombiana, latina, hispana, afrocolombiana, mixta y cualquier otra cosa que la gente quiera llamarme o yo elijo llamarme a mí mismo, pero siempre soy negra. Puede que tenga apellidos judíos castellanos y árabes sirios, pero soy simplemente negro a los ojos del mundo ”, escribe Calderón.

Cuando se mudó a Florida en 2001 para trabajar en Telemundo, Calderón se sorprendió al saber que una persona podía ser colombiana. y Black, quien describe el salto de Colombia a Estados Unidos en el período alrededor del 11 de septiembre como un 'triple salto desde un trapecio sin red'. Enfrentando barreras idiomáticas y culturales, incluso una visita a la tienda de comestibles podría 'hundirla en la desesperación'.

En el extracto a continuación, Calderón describe su experiencia específica con el tipo de choque cultural que muchos extranjeros encontrarán familiar. “Es una etapa que todos los recién llegados sufren en mayor o menor grado; aquellos que lo hayan experimentado me entenderán perfectamente ', escribe. Sus dificultades solo se agravaron después del 11 de septiembre, cuando su otro apellido, Chamat, despertó sospechas.




El empleado me habló en un inglés rápido. Cuando le rogué que continuara en español, o que hablara despacio, la mujer, negra y cincuentona, se puso las gafas para verme mejor.

'Cariño, no me digas que no hablas inglés', dijo.

Inmediatamente me di cuenta de lo que estaba pasando: ¡ella pensaba que yo era un afroamericano, como ella! ¿O debería decir 'afroamericano'? En ese momento, me di cuenta de que los afroamericanos me veían como un afroamericano. Pronto descubrí que, aunque me sentía tan colombiano, no parecía colombiano, ni siquiera para mis propios compatriotas colombianos que habían estado viviendo aquí un tiempo.



'¿Eres colombiano? ¿En realidad?' preguntaban, sin ocultar su sorpresa en la tienda, el consultorio del médico o en un restaurante. 'Podría haber jurado que eras estadounidense, que no hablabas español'.

My Time to Speak: Reclamando la ascendencia y confrontando la raza por Ilia CalderónLibros Atria amazon.com $27.00$ 15.88 (41% de descuento) COMPRA AHORA

Algunas personas me preguntaban si era dominicano o puertorriqueño. Otros me decían que mi cara era muy típica de aquí o de allá. Siempre encontraron una razón para catalogarme como cualquier cosa menos latina, mucho menos colombiana. Simplemente no me parecía el prototipo que todos vieron en todas esas exitosas telenovelas nocturnas de mi país. Esto me afectó mucho porque toda mi vida me había sentido más colombiano que el café, que las arepas, que los plátanos y mi selva chocoana.

La pregunta que siempre seguía a las indagaciones sobre mis orígenes era: 'Pero ... ¿hay negros en Colombia?' Antes de decir: 'Sí, por supuesto', respiraba profundamente porque no quería sonar grosero. Pronto me di cuenta de que solo podíamos culparnos a nosotros mismos de esta línea de investigación, porque nosotros, los colombianos como nación, habíamos estado blanqueando nuestra historia durante tanto tiempo, hasta que ese día incluso blanqueamos ese retrato del ilustre Juan José Nieto Gil [nota del editor : Nieto Gil fue el único Presidente negro de Colombia] .



'Simplemente no me parecía al prototipo que todos vieron en todas esas exitosas telenovelas nocturnas de mi país'.

¡Cómo podría culpar al mundo por no saber que existíamos si no aparecíamos en nuestras propias novelas, o en las campañas de marketing internacional de Juan Valdés y su rico café, o en cualquier cosa que exportáramos! ¿Cómo podía esperar que un vecino de Nueva Jersey o Kentucky supiera de qué color éramos en El Chocó si no sabía dónde estaba El Chocó para empezar? Incluso otros latinos durante las noches glamorosas y de fiesta en Miami se tomaban un descanso de bailar con el Grupo Niche y luego se sorprendían al verme en la pista de baile, con mi piel oscura y acento colombiano. ¡No importa que todos los miembros de Grupo Niche se parezcan a mí!

Desde la pista de baile hasta las calles, las historias no paraban. Incluso mi madre, cuando por fin vino a verme, se enamoró de mí. “Mira a ese hombre negro conduciendo ese coche caro”, dijo. '¡Eso no se ve en Colombia!' En su cabeza, no había imagen de un hombre afrodescendiente con dinero, a menos que fuera un deportista o un artista. Pero en Miami, la gente afrodescendiente comía en restaurantes caros, compraba en tiendas de moda y nadie parecía sorprendido. Atribuí estas diferencias entre ser negro aquí y ser negro allá al hecho de que, en suelo estadounidense, podíamos aprovechar el activismo histórico del que hablé antes.

En Colombia no habíamos sufrido una represión oficial como en Estados Unidos, por lo que no nos habíamos beneficiado de un movimiento de derechos civiles tan complejo y revolucionario como el que este país, con sus grandes logros y grandes contrastes, había experimentado en los años sesenta. .

En definitiva, en este nuevo mundo donde nadie podía adivinar mi nacionalidad, al menos parecía haber más oportunidades, aunque, obviamente, nunca ha sido y todavía no ha sido la tierra prometida de la igualdad o la equidad, y todavía hay muchas luchas. para luchar y ganar. Recientemente, lo que se me quedó grabado en la cabeza es la imagen de dos policías montados en Galveston, Texas, conduciendo a un joven negro con una cuerda. Un acto de humillación, una total falta de humanidad, una visión que nos recuerda los terribles años de la esclavitud. La oficina donde se asignaron los dos agentes ofreció disculpas y prometió eliminar la práctica para que no se repitiera un acto tan atroz. ¡Ni siquiera podía creer que esto todavía fuera legal y aceptado en el siglo XXI en suelo estadounidense!

A pesar de que lamentablemente se repiten algunos de los patrones de discriminación, las oportunidades de las que siempre hablo están un poco más presentes aquí en comparación con Colombia, donde los negros parecen estar condenados a ser pobres y felices en nuestra pobreza.

Este contenido se importa de Instagram. Es posible que pueda encontrar el mismo contenido en otro formato, o puede encontrar más información en su sitio web.
Ver esta publicación en Instagram

A post shared by Ilia Calderon. (@iliacalderon)

En nuestros países nos han vendido una imagen, tan cruel como falsa, del negro contento de ser pobre, pasar sus días cantando y bailando alegremente, con los pies en la arena, sin un centavo en el bolsillo. Es una gran mentira, creada para justificar la falta de oportunidades que afectan a estas comunidades. No es que nuestra gente no quiera superarse a sí misma, o no sepa cómo, es simplemente que el acceso a la educación y a trabajos bien remunerados es limitado, casi nulo. Con cero posibilidades y la corrupción a todos los niveles robando el dinero asignado a las comunidades más desfavorecidas, ¡por supuesto que la gente está atrapada en la pobreza!

Una vez pobres, lo hacen lo mejor que pueden. Pero no podemos permitirnos pensar que preferirían estar bailando salsa en lugar de ir a la universidad o comenzar un negocio. Esa es una visión arcaica, imperialista y neocolonialista, digna de esos señores que escondían el retrato de Nieto en un sótano para que nadie viese a un negro con una faja presidencial en el pecho.

De vuelta a las calles de Miami, y a pesar de mi madre, que veía cosas buenas en mi nuevo país, me asaltaron las dudas: ¿Había llegado al país indicado? ¿Habría avanzado más personal y profesionalmente en Colombia? El estrés del 11 de septiembre y el posterior torbellino de información en el que quedé atrapado a mi llegada me hicieron dudar, sobre todo porque todo había cambiado.

'Las dudas me asaltaron: ¿había venido al país adecuado?'

El país entero fue transformado por el 11 de septiembre y sus secuelas: nuevos miedos, nuevas reglas y leyes, una nueva situación económica y nuevos sentimientos xenófobos y antiinmigrantes. Todo lo que sonaba árabe despertaba miedo y desconfianza. La discriminación contra el mundo islámico se sumó y en ocasiones superó el rechazo clásico y arraigado de los negros.

Este nuevo escenario me hizo reconsiderar mi segundo apellido, Chamat, que en ocasiones despertaba sospechas en los aeropuertos. Vengo de un país con una gran comunidad de Oriente Medio. Hablar de Colombia sin incluir las contribuciones sirio-libanesas es negarse a ver el panorama completo. Mi bisabuelo paterno fue uno de esos miles de supuestos turcos que desembarcaron en Cartagena a fines del siglo XIX, huyendo del Imperio Otomano. Siria, Líbano y Palestina permanecieron bajo el dominio turco. Los rumores sobre nuevos y emocionantes países al otro lado del Atlántico, donde podrían ser libres, les dieron el valor para apuntarse a viajes de ida.

'Aquí estaba yo, viajando por el mundo con un apellido árabe y piel negra'.

En su mayor parte, eran jóvenes emprendedores, vendedores comerciales en Barranquilla, Cartagena y Bogotá. A lo largo de las décadas, abrieron sus primeros negocios vendiendo telas, hilos y todo tipo de cosas. A mediados del siglo XX, la comunidad sirio-libanesa pudo escalar las jerarquías sociales del país enviando a sus hijos a la universidad y estableciendo negocios exitosos. Así que no fue extraño encontrar apellidos árabes entre grandes médicos, abogados, intelectuales y políticos actuales. Don Carlos Chamat y su diminuta tienda en un rincón de El Chocó, hijo de uno de esos sirios pioneros y aventureros, y de la mujer afrocolombiana que se enamoró de él, fue parte de esa ola.

Ahora, aquí estaba yo, viajando por el mundo con un apellido árabe y piel negra. Cuando me interrogaron en los controles de inmigración y me arriesgué a hablar inglés, mi fuerte acento no ayudó y causó aún más desorientación. Decidí contestar en español para dejar claro mi origen: “Sí, soy colombiano, claro que soy colombiano ... sí, hay negros en Colombia ... sí, qué curioso, cierto ...”. Tenía la misma conversación una y otra vez, como un disco rayado.


Para más historias como esta, suscríbete a nuestro boletín .

Este contenido es creado y mantenido por un tercero, y se importa a esta página para ayudar a los usuarios a proporcionar sus direcciones de correo electrónico. Puede encontrar más información sobre este y contenido similar en piano.io Publicidad - Continúe leyendo a continuación