¿Cómo ser más independiente en una relación?

Superación Personal

Cómo ser más independiente en una relación

Una de las principales causas del miedo al compromiso o la ansiedad por las relaciones a largo plazo es la pérdida de independencia. Muchos piensan que la independencia y las relaciones no pueden coexistir. Y este miedo no es sin razón.

La sociedad tiende a pensar que una relación es más que la suma de los dos individuos participantes. Esto obliga a las parejas en las relaciones a dejar de lado su individualidad e independencia y forjar algo más que comprometa su libertad.

  • El que toma a una mujer regala su libertad.
  • Un hombre inteligente no le da mucha libertad a su esposa.

Estos refranes muestran cómo nuestra sociedad ha venido reforzando la idea de que la libertad y las relaciones no van juntas.



Incluso en estos tiempos modernos, la historia no es diferente. Las parejas se consideran una sola unidad. La mayoría de la gente piensa que es inapropiado invitar a uno sin el otro.

Si desea saber más sobre su socio, descargue GRATIS nuestro indicaciones de escritura para parejas .

Ahora, llegamos a la pregunta de cómo esto afecta a los individuos en una relación. Para el mundo exterior, este sentido de unión y unión pinta un cuadro idealista. Sin embargo, como individuos, ¿por qué alguien querría comprometer su autonomía y sentido de individualidad para ofrecer una visión perfecta del mundo?

Este vínculo forzado y privación de libertad está causando más daño que bien. Aquellos que ya están en una relación no están contentos con la situación. Aquellos que aún no se han comprometido dudan en hacerlo debido al alto precio que tendrían que pagar.

¿Entonces, cuál es la solución? La única forma de salir de esta difícil situación es permitir que los participantes de una relación conserven su individualidad y sigan disfrutando de su libertad. En lugar de dañar la relación, esto terminará fortaleciéndola. Esto significa ser tu propia persona en una relación.

Ahora, la pregunta es cómo poner esto en práctica y convertirnos en parejas independientes.

Este artículo explora formas de incorporar autonomía e independencia en una relación.

ser uno mismo

1. No es necesario que lo compartas todo

Es natural sentir este impulso, especialmente al comienzo de una relación. Hay muchos problemas con esto. Por un lado, le roba la emoción del descubrimiento. Conocerse mutuamente debería ser un proceso continuo. Revelar todo sobre el otro de una vez te roba el placer de la diversión y la emoción.

Una vez más, esto ejerce una presión innecesaria sobre usted para que explique cada una de sus acciones. Eso no se ajusta a los ideales de una relación sana. No revelarle algo a tu pareja no es lo mismo que mentir. Y si siente la necesidad de mentirle a su pareja, entonces es hora de reevaluar sus prioridades y analizar detenidamente la relación.

2. Deberías dedicarte a un pasatiempo independiente

Quizás ya tengas uno o más de uno. No debes renunciar a tus pasatiempos después de involucrarte en una relación por cualquier motivo. Si no tienes un pasatiempo, es hora de empezar uno. Y es importante usar el tiempo de pasatiempo como tiempo para mí. Es algo que está haciendo por su bien y su placer. No es necesario convertirlo en pareja. Siempre hay tiempo para eso.

Para asegurarse de que perseguir sus pasatiempos no se convierta en un momento para estar juntos, tiene la opción de decirlo sin rodeos. O bien, elija algo que no le interese a su pareja. Y anime a su pareja a dedicarse a sus propios pasatiempos.

3. Deberías tener amigos y aventuras separados

Estar en una relación amorosa no significa que debas actuar como gemelos unidos. De hecho, una relación es más saludable cuando los socios tienen una vida alejada el uno del otro de vez en cuando. Esto significa mantener viejas amistades y continuar con las mismas actividades que solía disfrutar antes del inicio de la relación. También puedes encontrar nuevos amigos y aventuras por tu cuenta.

Esta disposición tiene que ser bidireccional. Mientras que uno de los miembros disfruta de esto, al otro no se le debe negar lo mismo. Ambos socios deben tener la libertad de elegir lo que quieren hacer, a quién quieren conocer y cómo emplean su tiempo. Esto es esencial para generar confianza. Dos personas todavía pueden estar juntas sin comprometer la libertad.

4. Debes aprender a decir que no y estar listo para aceptarlo.

Hay una delgada línea que separa el amor y el control. A menudo, cruzas la línea sin darte cuenta. Le gustaría pensar que está persuadiendo a su pareja para que acepte su sugerencia ya que no está seguro o no está seguro. Lo que no ves ni te das cuenta es que ellos saben exactamente lo que están haciendo y la respuesta sigue siendo no.

Ofrece tu sugerencia y deja que tu pareja decida por sí misma. Y aprende a respetar y aceptar eso sin más preámbulos. Ser independiente en una relación significa la libertad de decir no y aceptar y ser aceptado con gracia.

5. No debes dejar de lado tus sueños y metas.

En muchas relaciones, es común ver a uno o ambos socios sacrificar las actividades de su vida por el bien de estar juntos. Esto tiende a agregar cierto halo a la relación. Le gustaría equiparar el sacrificio con el amor y el afecto. Esto no puede estar más lejos de la verdad.

Este acto de sacrificio puede hacer su magia a corto plazo o en la fase inicial de una relación. A medida que pasa el tiempo, comenzará a lamentar su decisión de abandonar sus sueños. Para entonces, no hay forma de que puedas hacer retroceder el reloj. Esto puede resultar en acusaciones y contraacusaciones que pueden sonar el golpe de gracia de una relación.

6. Debes estar en contacto con tus emociones.

Puede ser usted mismo y seguir sus pasiones solo cuando esté familiarizado con sus sentimientos y pensamientos. En última instancia, su sentido de sí mismo es el propulsor que puede alimentar sus ambiciones y ayudarlo a alcanzar mayores alturas.

Dicho esto, es fácil perder la sincronización con tus emociones. A medida que permite que otros se hagan cargo de su vida, va a la deriva sin prestar atención a sus emociones. La capacidad de reconocer sus propias emociones es un trabajo en progreso. Necesita estar en contacto diario con su yo central a través de actividades como la meditación y la atención plena. Los ejercicios para el cuerpo y la mente pueden ayudarlo a ser emocionalmente independiente.

7. Nunca debes olvidarte de ser quien eres

En el momento en que pierdas el contacto con tu yo real, las cosas comenzarán a ir cuesta abajo para ti y tú también llevarás la relación contigo. Se quien eres significa estar en contacto con tus verdaderos sentimientos y perseguir lo que realmente quieres hacer. Significa no intentar ser la idea de otra persona de quién debería ser.

Desde las elecciones personales más básicas hasta las decisiones más importantes que cambian la vida, debe tener la libertad de hacer su elección y ceñirse a ella. En una relación, si no gozas de autonomía para tomar tus decisiones y te sientes obligado a seguir ciertos caminos y hacer ciertas cosas, es señal de una situación nociva y tóxica.

La simple verdad es que todas las personas son distintas, con mentalidades, pasiones, metas diversas y un sentido de lo que es importante y lo que no. Esto significa que no puedes ser tú mismo y al mismo tiempo ser la versión de alguien de ti mismo.

Como Shakespeare lo expresa sucintamente en Hamlet cuando Polonio dice: Sobre todo esto: sé sincero contigo mismo, y debe seguirse, como la noche al día, que no puedas ser falso con ningún hombre.

Ultima palabra

Eras libre, único e independiente antes de entablar una relación. Vale la pena tener una relación solo si obtienes algo de ella y no si te quita una parte de ti. No tengas miedo de revelar tu individualidad, celebrar tus logros, disfrutar de tu libertad o simplemente ser tú mismo.

Nunca permitas que nadie te diga lo contrario, ni siquiera tu pareja. No vale la pena tener a las personas que no pueden amarte por lo que eres. Dale a tu pareja la misma libertad que esperas para ti.

Persigue tus sueños como siempre lo has hecho. Siga trabajando en sus metas sin importar los cambios que ocurran en su vida. Ponerse a sí mismo en primer lugar no significa que esté siendo egoísta. Hazlo porque nadie lo va a hacer.

Lectura recomendada: