Cómo dejar de preocuparse por los demás y concentrarse en usted mismo

Superación Personal

Cómo dejar de preocuparse por los demás y concentrarse en usted mismo

La mayoría de nosotros queremos lucir bien ante los ojos de los demás. Queremos ser queridos, amados, valorados y respetados por las cualidades que creemos que poseemos. Como amabilidad, actitud amistosa y viva, personalidad atractiva, inteligencia extraordinaria,… La lista continúa.

En un nivel básico, no hay nada de malo en eso. ¿Qué puede estar mal en el deseo de proyectar una buena imagen de nosotros mismos? Después de todo, puede aumentar nuestra autoestima, confianza en nosotros mismos y respeto por nosotros mismos.



Pero la historia no termina ahí. Si bien esto tiene efectos positivos, también puede causar grandes daños a nuestra salud mental. A su vez, esto puede afectar nuestra forma de funcionar y hacernos retroceder en nuestra búsqueda de metas en la vida.



El problema de dar prioridad a nuestra imagen es que puede tomar el control de nuestra vida. Cuando empezamos a centrarnos en lo que los demás piensan de nosotros, basamos todas nuestras decisiones en la opinión de los demás. En otras palabras, estamos constantemente tratando de satisfacer las expectativas de los demás a expensas de las nuestras.

Este artículo explora el tema en profundidad e intenta averiguar cuánto es demasiado cuando se trata de la opinión de los demás. Aquí encontrará razones por las que debería dejar de preocuparse por las opiniones de los demás y cómo volver a centrarse en usted mismo.

¿Por qué es esto un problema?

  • Ajusta su estilo de vida para que se vea bien ante los demás.
  • Pasas más tiempo pensando en lo que los demás piensan de ti.
  • Considera lo que otros pensarían o dirían antes de hacer cualquier cosa.
  • Siempre estás tratando de complacer o apaciguar a alguien.
  • Modificas tu comportamiento para encajar con la multitud.

¿Suena familiar?

Cuando te sientes y piensas así constantemente en tu vida diaria, puede tener consecuencias mucho mayores y duraderas que las inmediatas. Pero no se preocupe. No eres el único. La mayoría de las personas tienen este problema en diversos grados.

¿Por qué valoramos las opiniones de los demás sobre nosotros?

Si planea deshacerse de esta tendencia a valorar las opiniones de los demás sobre las suyas o este esfuerzo constante por la gente, por favor, debe comprender por qué se siente así en primer lugar.

Todos tenemos una imagen de nosotros mismos: quiénes somos y quiénes deberíamos ser. Puede estar basado en los ideales promovidos por la sociedad o tomado de alguien a quien admiramos. Tanto si cumplimos con estas expectativas como si no, nos gustaría que el mundo pensara que sí.

Por lo general, la mayoría de nosotros queremos ser vistos como seres humanos amorosos, amigables, compasivos y serviciales que siempre toman las decisiones correctas y hacen las cosas correctas. Nunca podemos hacer nada malo en la imagen ideal que estamos proyectando.

Sería genial si fuera la verdad. Desafortunadamente, la mayoría de nosotros no alcanzamos la imagen proyectada en la vida real. Esto nos hace preocuparnos por lo que otros piensan de nosotros.

Sin querer admitir que no somos la persona perfecta, intentamos cerrar la brecha entre nuestro ideal y la realidad. Proyectamos una imagen imaginaria de nosotros mismos que se ajusta a nuestros ideales.

Una vez más, algunos no se contentan solo con la imagen. Quieren la validación de los demás de que su imagen es precisa. Entonces, buscan evidencia para sustentar su afirmación.

¿Cómo nos afecta esto?

Este ejercicio de construcción de imagen sería difícil de mantener a largo plazo. Nos estamos colocando en una situación tan imposible y agobiante que mantenerla puede resultar en graves daños a la salud mental.

En nuestro esfuerzo constante por buscar la validación, tendemos a ignorar la verdad y a ver y escuchar lo que queremos. Sin embargo, cuando se encuentra con pruebas contradictorias, es natural que se sienta molesto y enojado. Es posible que no quiera creer eso y aún así quiera vivir en su mundo imaginario. Es posible que desee arreglar las cosas.

Todo esto puede cambiar su enfoque de su vida y sus metas. Las ramificaciones de esta autocomplacencia aparentemente inofensiva son demasiado grandes para ignorarlas.

Como lidiar con esto?

Como primer paso, reconozca y reconozca que tiene el problema. Eso sería la mitad de la batalla ganada. El siguiente paso sería conseguir que tu mente los aceptara.

  • No necesita la aprobación de otros.
  • No necesita elogios.
  • Está bien si no le agradas a alguien.
  • Estás de acuerdo con las críticas.
  • No te importa ser el extraño entre la multitud.
  • Está bien desafiar u ofender a otros.

Una vez que deje de preocuparse por los demás, será testigo de una transformación dramática en su vida. Finalmente empezarías a vivir tu vida. Empezarás a ver a los demás por lo que son en realidad. Su negatividad e intenciones se vuelven claras para ti.

9 formas de dejar de preocuparte por los demás y centrarte en ti mismo

usted mismo cita de inspiración

1. Cambiar el enfoque hacia asuntos importantes

Reconsidere sus prioridades y concéntrese en asuntos más importantes. A medida que su enfoque se aleja de la mentalidad y las opiniones hacia asuntos que exigen su atención, la importancia que le estaba dando a lo que los demás piensan de usted desaparece. Su preocupación por las opiniones de los demás pierde gradualmente su dominio sobre usted.

2. Date cuenta de que a los demás no les importa

Al igual que sus pensamientos giran en torno a su mundo, los demás también están profundamente involucrados en sus propias vidas y problemas relacionados. No tienen tiempo ni ganas de pensar en los demás. Lo más probable es que las pequeñas cosas que tanto te preocupen ni siquiera estén en su radar.

3. Deja de ser tu peor crítico

Siempre que la voz en tu cabeza tenga algo malo que decir sobre ti, escúchalo y tómalo con el espíritu correcto. Depende de ti cómo tratas las críticas, incluso las tuyas. Considérelo como un comentario constructivo e intente mejorar. No permitas que te haga sentir mal. Ámate y apreciate a ti mismo por la persona que eres.

4. Desarrolle una imagen positiva de sí mismo

Entienda que cuando otros dicen cosas negativas sobre usted, se refleja en quiénes son en lugar de sus insuficiencias. No se preocupe por tales comentarios y permítase sentirse inseguro. Dale a tales comentarios el tratamiento que se merecen.

Si es necesario, intente comprender por qué la otra persona se está portando mal contigo. Debe ser su propia inseguridad la que se manifiesta como negatividad. Aprenda a ignorar tales comentarios y continúe con su vida.

5. Sabes lo que es mejor para ti

Nadie te conoce mejor que tú. Quién eres, cómo funciona tu mente, por qué haces ciertas cosas de determinadas formas, etc. Cuando decide algo como el mejor curso de acción, entonces lo es. ¿Cómo pueden los demás saber qué es lo mejor para ti?

6. Desarrolla una piel gruesa

Siempre habrá gente metiéndose la nariz en tus asuntos, diciéndote qué hacer o cuán equivocado estás. En lugar de centrarse en sus propias vidas y ocuparse de sus problemas, esas personas pasan su tiempo diciéndoles a los demás cómo vivir sus vidas. Trate tales comentarios con el desdén que se merece.

Si es necesario, desarrolle una piel gruesa o una capa de teflón para desviar esa negatividad. No dejes que se filtre y te haga daño.

7. Deja de pensar demasiado

¿Recuerdas el dicho? Una mente ociosa es el taller del diablo. A menudo, cuando no está preocupado por cosas más importantes, tiende a pasar demasiado tiempo pensando en los comentarios desagradables que otros le hicieron.

Si es posible, utilícelos como críticas constructivas. Si no es así, no se moleste en pensar demasiado en ellos. No pierdas el sueño por ellos. Simplemente no valen la pena.

8. Acepte que es posible que otros no estén de acuerdo con usted.

Al igual que usted tiene puntos de vista, los demás también tendrían sus propias opiniones. A veces, algunas personas pueden tener los mismos puntos de vista que usted. La mayoría de las veces, habrá desacuerdos sobre evaluaciones y actitudes. Acepte el hecho de que ponerse de acuerdo en todo lo que hay bajo el sol no es un requisito previo para llevarse bien. El mejor enfoque para usted sería aceptar estar en desacuerdo y seguir adelante.

9. Practica la atención plena

Vivir el momento puede ayudarte a superar el hábito de preocuparte por los comentarios negativos. Después de todo, el pasado es pasado. Viva en el presente y mire hacia el futuro. Acepta esto y observa cómo las preocupaciones se disipan en poco tiempo.

Línea de fondo

¿Recuerdas esa historia de las fábulas de Esopo? El hombre, el niño y el burro. La conclusión de la historia es que es imposible complacer a todos. Hagas lo que hagas, acabarás desagradando a algunos. Y es posible que le hagan saber su disgusto en términos inequívocos.

No tienes ningún control sobre lo que hacen y dicen los demás. Sin embargo, una cosa que puede controlar es cómo piensa y siente. Hay tantas cosas positivas en las que puede pensar y cosas constructivas en las que puede concentrarse. Enséñese a ignorar la negatividad y a concentrarse en mejorar su vida. Su futuro seguramente será brillante y atractivo.

Lectura recomendada: