¿Cómo deshacerse de los pensamientos intrusivos para siempre?

Mejora Personal

Cómo deshacerse de los pensamientos intrusivos para siempre

¿Alguna vez te has encontrado atrapado con pensamientos negativos no deseados? Sabes que son destructivos y angustiantes, pero no puedes deshacerte de ellos.

Estos malos pensamientos parecen surgir de la nada y se niegan a desaparecer.

El tema de estos pensamientos de miedo suele ser de naturaleza violenta o sexual. Pueden ser inquietantes o vergonzosos, socialmente inaceptables con seguridad.



Cuando esos pensamientos mórbidos se apoderan de su mente y se niegan a ceder, se siente perdido en cuanto a lo que debe o no debe hacer. Tiene miedo de actuar sobre estos pensamientos locos y empeorar la situación.

Este artículo intenta dar sentido a la insensatez de los pensamientos intrusivos y ofrece sugerencias sobre cómo deshacerse de los pensamientos no deseados.

Tabla de contenido
    Agregue un encabezado para comenzar a generar la tabla de contenido

    ¿Qué son los pensamientos intrusivos?

    Los pensamientos intrusivos son pensamientos angustiantes que se quedan atrapados en su mente. El contenido de los pensamientos no es nada agradable; son incómodos, vergonzosos, agresivos o amenazantes.

    Los pensamientos intrusivos pueden ser de naturaleza repetitiva. Y esto puede empeorar las cosas.

    La naturaleza misma de los pensamientos intrusivos es que te ponen nervioso y perturban tu paz mental. El contenido de los pensamientos incontrolables puede ser inofensivo pero vergonzoso o serio y aterrador. De cualquier manera, no son socialmente aceptables y se los considera aborrecibles y repugnantes.

    Después de todo, son meramente pensamientos. Permanecen en tu mente. Pero todavía te sientes desconcertado o asustado por ellos y quieres detener los pensamientos obsesivos lo antes posible.

    Hay una razón para esto. Los pensamientos de ansiedad intrusivos son tan convincentes y poderosos que sientes que vas a actuar en consecuencia. Aunque comprenda que son socialmente inaceptables, siente la obligación de llevarlos a cabo.

    Y esto es lo que hace que los pensamientos intrusivos sean peligrosos. Y esto también hace que sea imperativo que tenga una estrategia clara para deshacerse de ellos rápidamente antes de que causen un daño permanente.

    Los pensamientos intrusivos parecen venir de la nada. Incluso si se esfuerza por encontrar el desencadenante de ellos, es posible que no los encuentre porque es así. La naturaleza aleatoria de los pensamientos intrusivos los hace más peligrosos.

    No están relacionados con su vida actual ni tienen ningún contexto o significado. No son señales de eventos inminentes en el futuro ni advertencias de peligros inminentes. Son solo pensamientos que parecen salir de las grietas de su mente, creando preocupación, desconcierto y / o miedo.

    Desafortunadamente, no es posible descartarlos como triviales o insignificantes. Aunque están desconectados de su vida actual, no se puede ignorar el impacto que tienen en usted y en su salud mental. Son las emociones que generan en ti las que les dan poder sobre ti. Esto es algo que no se puede ignorar.

    Cuando tales pensamientos invaden tu mente, te encuentras obsesionado con ellos y los sentimientos de vergüenza o miedo inundan tu espacio mental. Te encuentras en una situación tan complicada que los mantienes en secreto incluso para las personas más cercanas a ti.

    La forma más sencilla de sacar el aguijón de los pensamientos intrusivos no deseados es tomar conciencia de que son solo pensamientos y, pase lo que pase, no va a actuar en consecuencia. Esto los hará inofensivos. Incluso si no puedes ahuyentarlos, ya no podrán molestarte.

    ¿Por qué los pensamientos intrusivos causan tanta angustia?

    Los pensamientos intrusivos son simplemente pensamientos, pero crean mucho más dolor y sufrimiento del que deberían. ¿Porque?

    Estos pensamientos son tan reales e intensos que quienes los tienen tienden a creer que actuarían sobre ellos. También existe el temor de que haya algún significado en ellos, como son señales y advertencias.

    La verdad es que son pensamientos extraños que no tienen sentido a menos que tenga una condición médica que pueda agravar la situación.

    El temor de querer actuar sobre estos pensamientos es infundado. Cuando tienes pensamientos violentos e intrusivos, es tan extraño y en desacuerdo con lo que eres que tu instinto es luchar contra ellos. De hecho, tienes exactamente la personalidad opuesta a la de tus pensamientos.

    Si experimentas pensamientos violentos o tienes pensamientos de cometer cosas despreciables, eres un alma gentil. Si tienes pensamientos suicidas, amas la vida.

    Aunque aborrecibles y vergonzosos, estos pensamientos son tan reales y amenazantes. Ese es el poder que tienen sobre ti.

    Y una vez que estás bajo su influencia, empiezas a luchar con todas tus fuerzas. Intentas desesperadamente deshacerte de ellos. Cuanto más lo intentes y más desesperado te vuelvas, más reales e intensos te parecerán estos pensamientos. Cuanto más los reprima u oculte, más pegajosos serán.

    Y la vergüenza te obliga a mantenerlo en secreto. Entonces, se encuentra solo lidiando con estos pensamientos, incapaz de buscar ayuda. Eso empeora las cosas para ti.

    ¿Qué causa los pensamientos intrusivos?

    La mayoría de nosotros no estamos dispuestos a admitir la presencia de pensamientos intrusivos en nuestras mentes. Naturalmente, nos sentimos avergonzados por permitir que esos pensamientos socialmente inaceptables entren y permanezcan en nuestras mentes.

    Sin embargo, las estadísticas proporcionadas por médicos y terapeutas nos cuentan una historia completamente diferente. Una abrumadora mayoría de la población que ha buscado ayuda médica ha admitido tener esos pensamientos. El recuento real puede ser mucho más que esto.

    Para algunos, tener pensamientos intrusivos es un signo de una afección médica subyacente. Sin embargo, esto puede no ser cierto para muchas otras personas que lo padecen. Una gran parte de los que tienen pensamientos intrusivos no necesitarán ayuda médica por lo mismo. Es algo con lo que pueden trabajar y encontrar un remedio por sí mismos.

    Sin embargo, al menos para algunas personas, el pensamiento intrusivo es un síntoma de una enfermedad mental grave que requiere intervención médica.

    A continuación, se incluyen algunas afecciones de salud mental que pueden provocar pensamientos intrusivos.

    Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

    Cuando los pensamientos intrusivos ganan en intensidad y se vuelven incontrolables, resulta en TOC. Los pensamientos intrusivos se convierten en obsesiones y desencadenan conductas repetitivas o compulsiones. Se cree que hace esto para deshacerse de los pensamientos obsesivos y evitar que vuelvan a ocurrir.

    Los pensamientos obsesivos comunes en el TOC son:

    • Miedo a la contaminación por gérmenes
    • Miedo a olvidar cosas importantes.
    • Miedo a perder o no tener algo que pueda necesitar.
    • Miedo a perder el control y hacerse daño a otros o a usted mismo.
    • Enfoque excesivo en valores morales o creencias religiosas.
    • Pensamientos violentos o sexualmente explícitos

    Estos pensamientos lo obligan a tomar medidas para brindar alivio. Los ejemplos de pensamiento intrusivo para las personas con TOC son el doble control excesivo de cosas como cerrar las puertas y apagar la estufa, los electrodomésticos o los interruptores.

    Lavarse las manos varias veces al día para deshacerse de los gérmenes es otro ejemplo del comportamiento del TOC. Todos estos pensamientos intrusivos obsesivos se traducen en acciones repetitivas compulsivas. En la mayoría de los casos, estas acciones son inofensivas pero pueden interferir con su funcionamiento diario.

    Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

    Aquí los pensamientos intrusivos relacionados con el evento traumático invaden su espacio mental y destruyen la paz mental. Aunque no hay una acción de seguimiento, los pensamientos en sí crean un efecto devastador en su vida.

    Estos pensamientos intrusivos son tan realistas, poderosos y convincentes como si estuvieras pasando por una experiencia real. Incluso pueden desencadenar síntomas físicos como sudoración y taquicardia.

    Para algunos que sufren de trastorno de estrés postraumático, las secuelas de los pensamientos son tan graves que resultan en serios problemas psicológicos. Puede experimentar una intensa tortura mental o flashbacks.

    Trastornos de la alimentación

    Aunque esto no es cierto en todos los casos, las personas que padecen trastornos alimentarios como anorexia, bulimia y trastorno por atracón pueden experimentar pensamientos intrusivos que son perjudiciales para su bienestar físico y mental.

    Las personas con anorexia tienen pensamientos atormentadores sobre el efecto de los alimentos que ingieren en su cuerpo. Los pensamientos son tan convincentes y contundentes que les resulta difícil ignorarlos o resistirlos. Esto crea una aversión a comer y a los alimentos en general. En casos severos, estos pensamientos destructivos pueden llevar a comportamientos extremos como purgarse para prevenir los pensamientos. Creen que actuar sobre los pensamientos los hará desaparecer.

    ¿Existe un desencadenante para los pensamientos intrusivos?

    En la mayoría de los casos, los pensamientos intrusivos son aleatorios y surgen en la mente sin ton ni son. Aparecen de la nada, sin ninguna relación con lo que estás haciendo. Y a menudo te dejan tal como llegaron, en silencio y sin fanfarrias. Es posible que no dejen ninguna impresión en su mente durante el corto tiempo que estuvieron allí.

    Este es el mejor escenario para pensamientos intrusivos. No todos los que sufren de ellos son tan afortunados.

    Algunos pensamientos intrusivos son repetitivos. Incluso en este caso, es posible que no causen ningún daño grave. Vienen y se van. Eso es todo.

    Pero no todo el mundo tiene la suerte de escapar de las garras de los pensamientos intrusivos ilesos y no afectados. Estos pensamientos son más devastadores para las personas con afecciones de salud mental subyacentes como TOC, TEPT y trastornos alimentarios.

    Los pensamientos intrusivos también pueden ser un indicio de otros problemas de salud como la demencia, la enfermedad de Parkinson o incluso el daño cerebral.

    Incluso si los pensamientos intrusivos son inofensivos, no deben tomarse a la ligera. Dado que pueden ser síntomas de algunas afecciones graves de salud, es mejor prevenir que curar. Acude al consejo médico y deséchalos.

    Cuando note un cambio en sus patrones de pensamiento y se dé cuenta de pensamientos intrusivos, repetitivos o de otro tipo, obsérvelos durante algún tiempo. Si no muestran signos de desaparecer o se vuelven más intensos, no debe dudar en acercarse a un profesional médico para obtener un diagnóstico. Si se le aconseja, debe tomar el tratamiento prescrito.

    Opciones de tratamiento para pensamientos intrusivos

    Siempre que los pensamientos sean inofensivos y no lo impulsen a tomar medidas, es posible que pueda manejarlos con cuidado personal. Sin embargo, en sus formas graves, pueden ser necesarios medicamentos y terapia.

    Autocuidado

    El mejor método para manejar los pensamientos intrusivos es reconocerlos y aceptarlos como son: pensamientos no deseados pero inofensivos que invaden nuestro espacio mental. Trátelos como simples pensamientos. Trate de absorber el hecho de que los pensamientos son diferentes de la intención o el comportamiento.

    La ansiedad y el estrés pueden empeorar la situación. Incluso si no son desencadenantes de estos pensamientos, la coexistencia de ansiedad y pensamientos intrusivos en su mente no es una situación ideal. Puede utilizar técnicas de cuidado personal para reducir el estrés y la ansiedad. La reducción de los niveles de estrés puede reducir la intensidad y frecuencia de los pensamientos intrusivos.

    También es posible que desee echar un vistazo a nuestra guía sobre cómo practicar la atención plena para la ansiedad .

    Medicamento

    Si sus pensamientos intrusivos van acompañados de trastornos de salud mental, la medicación puede ayudar a reducir la gravedad de los trastornos.

    Para afecciones médicas como depresión, TOC y PTSD, los profesionales médicos pueden recetar medicamentos como antidepresivos e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) junto con la terapia.

    Al controlar estas condiciones médicas, los pensamientos intrusivos serán menos intensos y frecuentes y, por lo tanto, más manejables.

    Terapia cognitivo-conductual (TCC)

    Un terapeuta experto puede ayudarlo a controlar sus pensamientos intrusivos y hacerlos menos atemorizantes y preocupantes. A diferencia de muchos otros problemas de salud mental que puede discutir con alguien de su confianza, la naturaleza misma de los pensamientos intrusivos hace que los mantenga en secreto para todos. Con un terapeuta, es más probable que se abra.

    Los terapeutas pueden enseñarle formas de manejar sus pensamientos y reacciones a ellos para que sea más resistente y menos sensible a ellos. Si existen desencadenantes para sus pensamientos intrusivos, un terapeuta puede ayudarlo a manejarlos exponiéndolo a los desencadenantes en un entorno controlado. Esto le ayudará a conocer las respuestas saludables a los factores desencadenantes.

    Relacionado:

    ¿Cuál es el pronóstico cuando tienes pensamientos intrusivos?

    Los pensamientos intrusivos, especialmente cuando se combinan con trastornos de salud mental como el TOC y el trastorno de estrés postraumático, requieren tiempo para un tratamiento eficaz.

    Una vez que su terapeuta le inicie un plan de tratamiento, apéguese a él con asiduidad. No se dé la opción de darse por vencido. Continúe el tratamiento y verá cambios positivos en unas pocas semanas. Incluso los pequeños avances y victorias merecen ser celebrados. Estos actuarán como un estímulo para continuar con el plan.

    La terapia cognitivo-conductual o TCC es útil en los casos en que aparecen pensamientos intrusivos como resultado de enfermedades mentales crónicas. Los planes de tratamiento se elaboran para obtener un alivio general. Cumplir con el plan ayudará a reducir los pensamientos intrusivos y los síntomas de la enfermedad crónica.

    Algunos consejos y sugerencias más para el cuidado personal

    La mejor manera de lidiar con los pensamientos intrusivos es establecer una buena relación con ellos. Necesita acercarse a ellos y verlos por lo que son: irrelevantes y sin importancia.

    Debe comprender que no todos los pensamientos que entran en su mente son significativos y vale la pena seguirlos. Hay pensamientos basura que es mejor ignorar. Entrena tu mente para que no preste atención ni se involucre con tales pensamientos. Cuando adopte este enfoque, notará que se disipan y desaparecen de su mente.

    Los pensamientos intrusivos pueden ser atemorizantes o vergonzosos, pero no son impulsos. No se deje engañar por la ansiedad y el estrés que acompañan a estos pensamientos que lo obligan a buscar consuelo. La única forma de lidiar con los pensamientos intrusivos y la ansiedad es volverse más resistente y menos sensible hacia ellos. Buscar tranquilidad o tomar medidas para que estos pensamientos desaparezcan no funcionará.

    Al interactuar con ellos, preocuparse por ellos, encontrar las razones para ellos y luchar contra ellos, está otorgando a estos pensamientos más poder y control sobre usted del que merecen. Evítalos a toda costa. Déjalos en paz. Trátelos como si no valieran nada. Verás que se desvanecen eventualmente.

    Estos pasos pueden resultarle útiles cuando se trata de pensamientos intrusivos.

    Qué hacer:

    • Márcalos como pensamientos basura.
    • Date cuenta de que no hiciste nada para desencadenar estos pensamientos; son involuntarios.
    • Deja que permanezcan en tu mente. No los evites ni luches contra ellos.
    • Aprenda a dejarlos solos y espere hasta que le dejen tal y como llegaron.
    • Prepárate para recuperarlos. Repita los mismos pasos cada vez que los tenga.
    • Vive tu vida como si estos pensamientos no existieran.

    No hacer:

    • No te involucres con los pensamientos de ninguna manera.
    • No los alejes ni luches contra ellos.
    • No intente encontrar sus significados.
    • No intente diferentes estrategias para deshacerse de ellos.

    Seguir estos pasos no será fácil. Es posible que no pueda seguirlos de manera diligente o meticulosa como le gustaría. Pero haz lo mejor que puedas. Incluso las pequeñas victorias son alentadoras y te ayudarán a mejorar tu respuesta.

    Línea de fondo

    Los pensamientos intrusivos pueden ser dañinos y devastadores porque permanecen y persisten en su mente, negándose a desaparecer. Esto puede generar ansiedad y depresión. Pueden causar angustia y miedo porque son muy ajenos a su naturaleza.

    La presencia de pensamientos intrusivos no siempre indica condiciones mentales crónicas. La mayoría de las veces, son solo pensamientos basura que flotan en tu mente como muchos otros.

    Si encuentra que estos pensamientos están creando obstáculos en su vida, acérquese a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico. Recuerde que los pensamientos intrusivos son tratables. Puede detener los pensamientos intrusivos con el enfoque correcto.

    Es posible que también desee consultar nuestro ejemplos de cambio de pensamientos negativos a positivos , o nuestra guía definitiva sobre cómo sacarte los malos pensamientos de la cabeza .