Le dije a mi hija de 4 años que estaba embarazada y luego tuve un aborto espontáneo

Tu Mejor Vida

Gente en la naturaleza, Fotografía, Gente, Niño, Expresión facial, Sonrisa, Feliz, Reír, Diversión, Fotografía, Brandy Menefee

En el verano de 2017, mi esposo y yo estábamos extasiados: dos líneas rosadas. Embarazada. El segundo bebé con el que habíamos estado soñando.

Teníamos un plan, ¿ves? Tres bebés, cada uno con tres años de diferencia. La primera sería una niña. El segundo también sería una niña. Y el tercero, bueno, ¿por qué no convertirlo en un niño?

Nuestra hija llegó primero en 2014, como estaba previsto, un bebé perfecto en todos los sentidos. Tres años después, nos embarazamos de inmediato. Todo progresó a la perfección, hasta el momento en que descubrimos, en un chequeo de nueve semanas, que nuestro bebé no tenía latidos. Se llama 'aborto involuntario perdido': cree que todavía está embarazada, pero su cuerpo tiene otras ideas.



Gente en la naturaleza, Fotografía, Personas, Árbol, Fotografía, Botánica, Bosques, Hoja, Familia tomando fotos juntos, Sonrisa, Brandy Menefee

Negación. Lágrimas. Negociación. Chocolate. Aceptación.

Después de esperar un ciclo menstrual, como me recomendó mi médico, lo intentamos de nuevo. Ya teníamos un bebé sano. Fue algo único. Estaríamos bien.

Nos embarazamos de nuevo inmediatamente después de intentarlo. A las seis semanas, comencé a tener un aborto espontáneo, no un aborto espontáneo perdido esta vez, sino uno real, gotas de sangre y tejido cayendo en el baño de una sala de cine AMC.

Pasamos seis largos (largos) meses persiguiendo especialistas y realizando pruebas. Apenas tuve tiempo de llorar. Para ser honesto, los abortos espontáneos ocurrieron en una sucesión tan rápida (embarazada en agosto de 2017, D&C para eliminar el problema fetal en septiembre, embarazada en octubre, aborto espontáneo en noviembre) que se mezclaron en mi mente hasta que estuvimos listos para intentarlo de nuevo.

Los abortos espontáneos ocurrieron tan rápidamente que se mezclaron.

Las posibilidades de que ocurran tres abortos espontáneos seguidos son menos del uno por ciento . Esta vez sería diferente. Este bebé estaba sano. Lo sentimos. Hicimos escáneres de tiroides, exámenes de sangre adicionales, chequeos de inmunidad, citas con médicos de fertilidad, escáneres de ovario, todo. Los especialistas nos dieron el visto bueno.

Lo intentamos de nuevo. Y, por tercera vez desde que nació mi hija de casi cuatro años, estaba embarazada. Otra vez.

Historias relacionadas 8 mujeres comparten cuánto les costó la infertilidad Cómo hablar con su médico sobre la fertilidad

Los síntomas eran fuertes: náuseas matutinas más allá de lo poco que había experimentado con mi hija. Dolor en los senos. Estreñimiento. Cambios de humor. Verificar, verificar, verificar. Cada punzada de náuseas, cada ataque de agotamiento animaba mi ánimo. Los síntomas fuertes equivalen a un embarazo fuerte.

Nos sentimos tan confiados en este embarazo que progresa perfectamente, de hecho, cuando mi hija preguntó: '¿Hay un bebé en tu vientre?' Yo lo confirmé. Podría haber mentido para protegerla, pero ¿por qué? Esta el bebé estaría bien.

Mi dulce y cariñosa hija soñaba despierta con su nuevo bebé.

Durante las próximas semanas, mi dulce y cariñosa hija soñaba despierta con su nuevo bebé. Quería leer libros sobre ser una hermana mayor, señalar a los bebés en la calle, arrullar a los pequeños hermanos de sus amigos. Aunque mi esposo y yo ya habíamos elegido nombres reales, a ella le gustaba elegir sus propios apodos tontos (¡Smigola!) Y disfrutaba hablando sobre cómo los cuidaría. Ella sería la mejor hermana mayor del mundo, nos informó, y esto sería ella bebé.

Hombro, Abdomen, Rubio, Articulación, Brazo, Estómago, Habitación, Pierna, Tronco, Cadera, Nadine Jolie Courtney

Regresamos a la oficina de mi obstetra a las nueve semanas una tarde de julio, tomados de la mano y murmurando oraciones en voz baja, como si por pura voluntad pudiéramos desterrar la mala suerte y convocar a los dioses de la fertilidad. Mi médico sacó la varita y la pantalla cobró vida. Busqué su rostro mientras ella buscó el latido del corazón. Ella se mordió el labio. Fue entonces cuando lo supe.

El bebé no tenía latidos, nuestro tercer aborto espontáneo consecutivo en once meses. Una vez más, mi cuerpo no reconoció que el bebé que llevaba ya no era viable. Una vez más, mi cuerpo me había fallado.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Nadine Jolie Courtney (@nadinejoliecourtney)

Peor aún, mis probabilidades de futuro estaban disminuyendo. De acuerdo con la Mayo Clinic , después de tres abortos espontáneos, las posibilidades de un aborto espontáneo futuro son del 28 por ciento.

Cuando te has esforzado por contener el dolor, la presa finalmente se rompe. El dolor emocional de este aborto espontáneo fue sofocante: las olas de dolor de los dos abortos espontáneos anteriores se agravaron y me ahogaron. Se suponía que este bebé desafiaría las probabilidades. Este bebé había recibido luz verde de todos los especialistas. Este bebé era nuestra pizarra limpia.

Cuando regresamos a casa, entumecidos, no sentí ni angustia ni depresión, eso vendría después, sino una culpa abrumadora y aplastante. ¿Cómo pude haber sido tan estúpido al contárselo a nuestra hija? ¿Por qué no había hecho lo normal y mintió ¿a ella?

Está bien mami. Dejaremos crecer a otro bebé.

Mi esposo y yo nos arrodillamos cuando les dimos la noticia. Usamos una metáfora de la jardinería, explicando que a nuestro bebé se le había plantado una semilla, pero que a veces las semillas no podían crecer por completo. Su respuesta: 'Está bien, mami. Tendremos otro bebé '. Luego, tomó mi rostro entre sus manos regordetas y frunció el ceño. 'Pero es realmente triste'.

Azul, rojo, mano, dedo, azul eléctrico, gesto, azul cobalto, interacción, púrpura, brazo, Brandy Menefee

Pasé la mayor parte de agosto en decúbito supino en el sofá, viendo atracones Los americanos y atracones de chocolate. Como escritor autónomo, nunca tomo vacaciones (incluso cuando sobre vacaciones), pero puse una notificación de fuera de la oficina, algo que ni siquiera había hecho cuando mi madre murió o mi hija nació, y seguí extendiendo mi pausa de vida mientras se acumulaban los correos electrónicos.

Me desplazaba por Instagram, frunciendo el ceño ante los anuncios de embarazo y las sesiones de fotos de recién nacidos. Cuando Meghan Markle anunció su embarazo, algo por lo que yo, como seguidora de la realeza y ávida fanática de Meghan, normalmente me habría sentido exultante, se sintió como una bofetada en la cara.

¿Por qué estaba tan maldito? ahora ? ¿De qué tenía que quejarme? Ya tengo un niño hermoso y saludable. Mi esposo es maravilloso y me apoya. Tengo amigos de toda la vida, satisfacción creativa, un cuerpo por lo demás sano, un inmenso privilegio. Varias de mis amigas habían pasado por cosas mucho, mucho peores, perdiendo bebés en el segundo o tercer trimestre. Había experimentado una tragedia extrema y siempre la había superado con todo el coraje y el coraje que pude reunir. ¿Por qué esto, este sueño negado, me estaba deshaciendo?

Nuestros tres futuros bebés nunca habían existido por completo y, sin embargo, su pérdida me afectó tanto como la muerte de mi madre. Posibilidades borradas. Se desvanecieron vidas enteras.

En medio del dolor, la realidad se instaló. Ya tengo un hijo y ella lo es todo para mí.

En medio del dolor, la realidad se instaló. Ya tener una niña, y ella lo es todo para mí. Era hora de dejar de concentrarme en lo que no tengo. Fue un proceso del día a día, pero cuando llegó septiembre, me levanté del sofá. Era tiempo de regreso a clases y había trabajo por hacer. Mi hija se merecía algo mejor.

Historias relacionadas Tina Turner sobre cómo mantener el ánimo después de una pérdida 20 libros de amor propio que te levantarán

Siguiendo el consejo de mi obstetra, mi esposo y yo nombramos a nuestros bebés perdidos y tuvimos momentos tranquilos a la luz de las velas en honor a cada uno de ellos, la acción catártica que necesitábamos tomar para comenzar a avanzar. Poco a poco me he dado cuenta de que cada pérdida es válida, sin importar qué tan avanzado esté su embarazo, y no debe compararse con la de otra. Y aunque tenemos la ventaja de empezar a intentarlo de nuevo, no sé lo que depara el futuro y estoy tratando de tomar cada día como viene.

Lentamente, he ido haciendo las paces con la posible pérdida de la familia de mis tres miembros de mis sueños. Muy lentamente.

Cuando su futuro es incierto, puede protestar contra la injusticia de la vida, o puede rendirse, admitiendo que, a veces, las cosas están fuera de su control. Es una lección difícil para un planificador de tipo A, pero todo lo que puede hacer es aprender a vivir en los espacios intermedios. Saborea los momentos. Aprecio lo que tu hacer tener.

Mi hija ha dejado de preguntar por un hermano, aunque de vez en cuando pone un animal de peluche debajo de su vestido, acuna el bulto y luego produce triunfalmente su 'bebé'. Si tengo la suerte de quedar embarazada de nuevo, no sé cuándo se lo diré. No quiero someterla a ella, ni a nosotros, a sufrir más dolores innecesarios. Pero sí sé que nuestra familia es ideal tal como está, sin importar cuántos miembros tenga.

Gente en la naturaleza, Fotografía, Naturaleza, Gente, Paisaje natural, Amarillo, Fotografía, Árbol, Amor, Luna de miel, Brandy Menefee

Nuestra suerte, incluso ante la tristeza, nunca es más pronunciada para mí que a la hora de dormir. Cada noche, mi esposo y yo nos turnamos para acurrucarnos con nuestra hija para dormir. Cuando llega la hora de mamá, me meto en la cama con ella, abrazándola mientras ella alterna entre la charla y los bostezos. Hablamos, reímos, bromeamos. Miro las curvas de su rostro, maravillado de haber participado en la creación de este maravilloso milagro. Con ella, me siento contento. Con ella, recuerdo lo mucho que ya tengo que estar agradecido.

Estaría mintiendo si dijera que todavía no estoy deseando, esperando y rezando para que otro bebé sano esté en nuestras cartas. Sin embargo, la gratitud ayuda a aliviar nuestras pérdidas, por lo que optamos por centrarnos en nuestra familia actual. Más sería un milagro ... pero lo que ya tengo es bastante perfecto.

Este contenido es creado y mantenido por un tercero, y se importa a esta página para ayudar a los usuarios a proporcionar sus direcciones de correo electrónico. Puede encontrar más información sobre este y contenido similar en piano.io Publicidad - Continúe leyendo a continuación