Síntomas del trauma infantil en la edad adulta

Superación Personal

Síntomas del trauma infantil en la edad adulta

La infancia está destinada a ser una experiencia hermosa. Está destinado a ser los mejores y más memorables años de la vida.

Sin embargo, la realidad está lejos de esta imagen idealista. La infancia para la mayoría de los niños no es perfecta. Sin embargo, algunos niños lo tienen mucho peor que otros.

La violencia, el abuso de todo tipo, la explotación, la negligencia y el asalto son algunos de los traumas infantiles infligidos por los adultos. La muerte de un ser querido, los accidentes y las enfermedades son los traumas inevitables que deben soportar algunos niños.



A menudo, los adultos piensan que los niños que sufren estos eventos traumáticos son tan pequeños que no los afectarán o no los recordarán cuando sean mayores. Esto no es cierto en la mayoría de los casos. Estas ordalías crean heridas profundas en la mente de los niños y las cicatrices permanecen con ellos incluso en la edad adulta.

Los niños que han tenido una infancia menos que perfecta continúan mostrando síntomas del trauma incluso después de convertirse en adultos. Los síntomas físicos, emocionales y conductuales del trauma infantil en adultos a veces no son fáciles de detectar o diagnosticar.

Este artículo explora el tema de los adultos que viven con un trauma infantil. Aquí encontrará una lista de los signos del trauma infantil.

¿Qué causa el trauma infantil?

El trauma infantil son experiencias adversas y dañinas por las que pasan los niños debido a la actitud insensible de sus cuidadores. Algunos de ellos son infligidos por los propios cuidadores, mientras que para otros siguen siendo espectadores mudos. Sin embargo, no todos los traumas infantiles pueden atribuirse a la ineptitud de los cuidadores.

Algunos de los eventos que se pueden clasificar como traumáticos para un niño son:

  • Negligencia
  • Asalto
  • Abuso: físico, emocional y sexual
  • Explotación sexual
  • Bullying intenso
  • Violencia doméstica
  • Ser testigo de la violencia en la escuela y la comunidad
  • Muerte de un ser querido
  • Accidentes potencialmente mortales
  • Enfermedades fatales o casi fatales
  • Desastres naturales
  • Terrorismo
  • Experiencias de guerra o refugiados

¿Cómo afecta el trauma de la niñez adulta la salud mental y las relaciones?

Cuando un niño atraviesa una experiencia traumática, socava su confianza en sí mismo, su autoestima y su confianza. Les robará el sentido de sí mismos y destruirá su estabilidad en la vida.

Sería ilusorio pensar que estas heridas desaparecerán con el paso del tiempo. A medida que crecen y se convierten en adultos, estas cicatrices continúan con ellos y los recuerdos de la experiencia traumática continuarán atormentándolos de una forma u otra.

Como adultos, pueden experimentar un sentimiento de culpa, vergüenza, desconexión con familiares y amigos e incapacidad para formar relaciones saludables. Tener problemas para controlar las emociones, los arrebatos de ira y los incidentes de altos niveles de ansiedad y depresión se atribuyen al trauma infantil.

La manifestación del trauma infantil en los adultos depende del tipo de trauma sufrido y a quién consideran responsable de él. El abuso, especialmente el abuso sexual y el abuso emocional por parte de un cuidador, pueden tener serias repercusiones, mientras que la negligencia y el fracaso por parte de los cuidadores para garantizar su seguridad pueden no tener tanto impacto. Nuevamente, difiere de una persona a otra.

Signos y síntomas del trauma infantil en adultos

Los efectos del trauma infantil son diversos según el evento traumático, el niño y el papel del cuidador en todo. Cuando son niños, pueden desarrollar sus propios mecanismos de afrontamiento como un medio de supervivencia y para superar las funciones del día a día.

Los niños pueden mostrar signos de aislamiento social, experimentar cambios de humor, mostrar un comportamiento violento o enmascarar sus emociones y sentimientos. En caso de que no se intervenga en los primeros años, estos rasgos de comportamiento continuarán hasta la edad adulta. En los adultos, estos síntomas pueden manifestarse con más gravedad y pueden volverse más potentes.

Éstos son algunos de los síntomas comunes de trauma infantil en adultos.

1. Síntomas físicos:

  • Falta de concentración
  • Niveles de energía bajos
  • Sueño perturbado y pesadillas
  • Enfermarse con demasiada frecuencia
  • Temblores

2. Síntomas emocionales:

  • Ataques de pánico
  • Ansiedad y depresión
  • Ira y violencia
  • Desinterés e insensibilidad
  • Arrebatos emocionales

3. Síntomas conductuales:

  • Trastornos de la alimentación
  • Compulsiones de diferentes tipos.
  • Comportamiento antisocial o antisocial
  • Actitud insensible y obstinada
  • Impulsividad y desorientación.

El trauma infantil en los adultos es más evidente en su falta de capacidad para entablar relaciones. Los diferentes tipos de trastornos del apego en adultos son el resultado de un trauma experimentado en su niñez. Todos los estilos de apego negativo están vinculados a sufrir experiencias traumáticas cuando era niño.

4. Apego temeroso-evitativo:

Un niño que experimenta negligencia y abuso puede desarrollar esto en la edad adulta. Es posible que sigan teniendo miedo por las relaciones íntimas y cercanas. Como adultos, tienen dificultades para compartir emociones y confiar en los demás. A menudo se sienten desconectados de su pareja.

5. Apego desdeñoso-evitativo:

Esto se produce cuando el cuidador ignora o rechaza la necesidad de un niño. Cuando crecen, se vuelven demasiado independientes como un medio para protegerse de situaciones similares. Nuevamente, esto puede ser una barrera para formar relaciones íntimas en la edad adulta.

6. Apego ansioso-preocupado:

Cuando el cuidador es inconsistente al brindar seguridad emocional al niño, puede provocar ansiedad. A veces, el niño se ve abrumado por el amor y la atención, y en otras ocasiones, se deja que se las arregle por sí mismo. Esto puede hacer que un niño se sienta necesitado y pegajoso. Buscan aprobación y validación en sus relaciones. Esta tendencia a la inseguridad continuará hasta la edad adulta.

Terapia de trauma infantil para adultos

El trauma infantil no solo es devastador para un niño, sino que puede seguir atormentándolo incluso cuando sea adulto. La terapia tiene mucho éxito para eliminar las secuelas del trauma infantil.

Las terapias de trauma infantil más efectivas y comunes para adultos son:

1. Terapia de trauma de procesamiento cognitivo (CPT)

Una variación de la terapia cognitivo-conductual, la CPT se usa principalmente para tratar el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Un programa de tratamiento de 12 sesiones es eficaz para canalizar emociones y pensamientos en la dirección correcta. A esto le sigue el procesamiento del trauma y el desarrollo de habilidades para reconocer y lidiar con los procesos de pensamiento descarriados como resultado del trauma.

Se ha demostrado que la CPT es eficaz para los veteranos de guerra, las víctimas de agresión sexual y los niños maltratados y traumatizados. CPT puede ayudar a redefinir, volver a analizar y explicar el evento traumático para aliviar el sentimiento de culpa de la víctima.

2. Terapia cognitivo-conductual centrada en el trauma (TF-CBT)

Una vez más, otra variación de la terapia cognitivo-conductual, TF-CBT es un tipo de psicoterapia que utiliza un modelo basado en la evidencia que incorpora intervenciones sensibles al trauma. Utiliza técnicas cognitivo-conductuales y principios humanísticos, apoyándose en la participación de la familia en el proceso de tratamiento.

TF-CBT ha demostrado ser muy eficaz para el tratamiento del trauma infantil en niños pequeños, adolescentes y adolescentes. Un programa de tratamiento típico es de 12 a 15 sesiones.

3. Desensibilización y reprocesamiento del movimiento ocular (EMDR)

EMDR es un tipo de psicoterapia que consiste en recordar recuerdos de eventos traumáticos junto con el movimiento rítmico de los ojos. Se cree que los movimientos repetitivos de los ojos son eficaces para reorganizar los recuerdos de un trauma.

Repartidos en ocho fases que incluyen historia, preparación, evaluación y tratamiento, EMDR generalmente requiere de 6 a 12 sesiones. Esto se considera muy útil para abordar los recuerdos traumáticos no procesados.

4. Terapia de exposición narrativa (NET)

NET se utiliza en el tratamiento de eventos traumáticos complejos y múltiples. Esta es una intervención personalizada que se enfoca en implantar la exposición al trauma en el contexto de los eventos de la vida llamada línea de tiempo. La línea de tiempo continúa con el paciente incluso después de que finalizan las sesiones de terapia.

En NET, la vida del paciente se desarrolla en orden cronológico y los eventos de su vida se ponen en contexto en puntos positivos y negativos de la línea de tiempo. Esta es una terapia a corto plazo que incluye 4 a 10 sesiones.

5. Terapia de exposición prolongada (EP)

También conocida como inundación, la EP es un tipo de terapia cognitivo-conductual que implica exponer al paciente a recuerdos traumáticos para ayudarlo a reconocer y aceptar esos eventos preocupantes. La confianza es un factor vital para el éxito de esta terapia.

La EP es muy eficaz en pacientes que sufren de trastorno de estrés postraumático y ansiedad, depresión y ataques de pánico relacionados. Un programa de tratamiento típico se extiende a lo largo de 3-4 meses.

6. Terapia de juego

Ésta es una forma eficaz de abordar los efectos del trauma a través del juego. Está dirigido a niños muy pequeños en el grupo de edad de 3 a 10 años. Durante la sesión, el terapeuta comprende los efectos del trauma al observar al niño mientras juega. Se ayuda a los niños a desarrollar estrategias de afrontamiento para abordar la situación traumática.

7. Arteterapia

Esto fomenta la curación del trauma infantil en los niños al involucrarlos en expresiones artísticas como dibujar, pintar, colorear y hacer esculturas. Esta sesión de terapia ofrece a los niños una salida para sus pensamientos y emociones preocupantes sin el uso de palabras. Un terapeuta capacitado puede usar estas sesiones para inculcar la conciencia de sí mismo, la autoestima y la percepción. Esto se puede utilizar para mejorar la resiliencia y reducir el estrés y los conflictos internos.

Pensamientos concluyentes

Tratar con un niño traumatizado no es una tarea fácil. Curar las heridas del trauma es difícil y abrumador. Sin embargo, estas terapias especializadas son altamente efectivas para aliviar los efectos de eventos tan preocupantes.

De todas las terapias disponibles para tratar a pacientes con depresión crónica con trauma infantil, EMDR se considera un gran avance, especialmente para tratar el TEPT. en lugar de obligar a los pacientes a confrontar y revivir sus eventos traumáticos, se concentra en las emociones involucradas y sus secuelas.

Con tratamientos y terapias tan eficaces disponibles, no hay razón para que los pacientes continúen sufriendo. Ellos también pueden dejar atrás su pasado y llevar una vida normal.

Lectura recomendada: