Cómo dejar de pensar en el pasado y empezar a moverse

Mejora Personal

Cómo dejar de pensar en el pasado

A menudo usamos el término rumiar para describir contemplar o pensar en algo que sucedió en el pasado. ¿Conoce el significado literal de la palabra rumiar?

Significa rumiar. Son los animales como el ganado vacuno, las cabras o las ovejas los que rumian. Tienden a pastar más rápido. Más tarde, cuando se sienten cómodos y relajados, devuelven el alimento parcialmente digerido a la boca, donde se vuelve a masticar y tragar.

Entonces, ¿estamos haciendo la misma acción con nuestros pensamientos cuando rumiamos? De hecho, lo somos.



¿No es repugnante? Sí lo es.

Entonces, ¿por qué cavilamos?

Lo más probable es que su respuesta sea, no sé cómo dejar de rumiar pensamientos ... Si está tratando de entender por qué y cómo dejar de rumiar sobre errores pasados, ha venido al lugar correcto. Siga leyendo para encontrar respuestas a su dilema. Es posible que pueda deshacerse de este hábito sucio y molesto y llevar una vida feliz y contenta.

Antes de proceder a encontrar una solución a sus cavilaciones, es importante comprender por qué lo hace.

¿Qué causa la rumia y por qué la gente lo hace?

Los desencadenantes de la rumia son diversos. Sin embargo, las causas más comunes son un problema insoluble o una situación insatisfactoria.

Experimentó una situación para la que no pudo encontrar una solución. Luego, lo resolvió de la mejor manera que pudo y siguió adelante. Pero más tarde, cuando tiene tiempo, mira hacia atrás en el incidente y repasa cada escena para encontrar una solución.

Quizás la situación no tenga una solución aceptable para ti. Esto significa que debe continuar con este ejercicio todo el tiempo que lo permita.

Otro detonante es una situación indeseable. Algo te pasó que te hizo infeliz. Quizás alguien te lastimó mucho. No pudo hacer nada al respecto o no está satisfecho con su respuesta. Más tarde, su mente sigue volviendo al incidente para encontrar una mejor respuesta.

Rumias para descubrir cómo podrías haber respondido mejor. Cuando te enfrentas a una realidad que no estás dispuesto a aceptar, intentas encontrar formas de reescribir la narrativa. Tal vez desee encontrar una solución a un problema o desea saber cómo podría haber respondido mejor.

De cualquier manera, reflexionan para asegurarse de que lo que hicieron fue lo correcto. Quieres sentirte bien después del estrés y la ansiedad de las experiencias angustiosas.

Sin embargo, la realidad no se acerca a esto. Cuando empiezas a rumiar, caes en una espiral descendente de depresión y pensamientos negativos. La depresión y otros trastornos mentales también pueden desencadenar pensamientos rumiantes.

Citas para ayudarte a soltar el pasado 2

9 maneras de dejar de pensar en el pasado y comenzar a avanzar hacia un presente más feliz

Una vez que comienzas con pensamientos repetitivos y cavilaciones obsesivas, se forma un círculo vicioso de pensamientos negativos y autodestructivos. Es difícil escapar de esto incluso si desea detener los pensamientos obsesivos.

Puede pensar que una vez que encuentre la solución al problema que está tratando de encontrar, no tendrá más pensamientos de rumia. Un punto que no entiendes en este punto es que esto es simplemente un espejismo.

Es un problema irresoluble y es por eso que tiene problemas con él. Nunca vas a encontrar una solución, no importa cuánto tiempo lo medites. Todo lo que logras es hundirte en un profundo agujero de desesperación.

Aquí hay algunas sugerencias para salir de este círculo vicioso y dejar de rumiar.

1. Encuentra formas de distraerte

Esta es una técnica probada para lidiar con el pensamiento rumiativo. Cuando te encuentres repasando y repitiendo pensamientos una y otra vez, canaliza tu atención hacia algo más cautivador e interesante. Lo que elijas debe ser lo suficientemente atractivo como para distraer tu mente.

Salir a caminar o trotar resulta útil. Hablar con alguien que amas también es muy efectivo. Escuchar su canción favorita, ver una película fascinante, leer un libro imposible de leer o incluso hacer las tareas del hogar y hacer recados funciona para algunos.

2. Elaborar un plan para emprender acciones.

Haga algo al respecto en lugar de pensar repetidamente. Diseñe una estrategia para resolver el problema. Puedes hacer un plan detallado, incluyendo los pasos que vas a adoptar como parte de la estrategia.

Puede hacer los planes en su mente o escribirlos en un papel o en un diario. Tómese más tiempo y esfuerzo para hacer un plan detallado para cada paso. Es importante hacer esto creíble. De lo contrario, su mente los rechazaría de plano.

Toda la planificación ayudará a interrumpir sus cavilaciones.

3. Siga el plan y actúe

Ahora que tiene un plan listo y en lugar de pensar en el problema, tome las medidas definitivas para resolverlo. Tome medidas deliberadas, asegurándose de seguir el plan correctamente.

Toda la acción y la emoción de resolver el problema que te ha estado preocupando te proporcionará suficiente distracción para ayudarte a abandonar la rumia.

4. Desafía tus pensamientos

En lugar de seguir el hilo de pensamientos que forman un círculo vicioso y te deprimen, confróntalos y haz preguntas. Al hacer esto, puede ponerlos en perspectiva y obtener una imagen clara de lo que le preocupa.

Puede utilizar esta técnica para ver si sus preocupaciones están justificadas y son precisas. Si tiene aprensiones fuera de lugar, todo lo que necesita hacer es poner fin a las cavilaciones. Si sus preocupaciones se basan en percepciones erróneas, no tiene sentido rumiar.

5. Cambie sus expectativas y metas

Las perspectivas y creencias poco realistas pueden establecer sus metas tan altas que son imposibles de alcanzar. Esto puede llevar a la rumia. Es comprensible que desee alcanzar su objetivo. Cuando fracasas en este intento, empiezas a cavilar sobre los porqués, los cómo y los qué.

Se está haciendo un flaco favor al elevar el listón tan alto que no podrá alcanzarlo por mucho que lo intente. Una vez que se dé cuenta del error, trate de ser más realista al establecer metas. Esto puede ayudarlo a alcanzar sus metas y a sentirse feliz y contento de haberlas logrado.

6. Esfuérzate por mejorar tu autoestima

La baja autoestima a menudo está relacionada con más incidentes de rumia. También está relacionado con numerosos trastornos de salud mental, incluida la depresión. Todos estos son desencadenantes de la rumia y sus secuelas asociadas.

Puedes adoptar cualquier técnica para aumentar tu autoestima. Lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. Descubre lo que funciona para ti. Con niveles mejorados de autoestima, encontrará que la frecuencia e intensidad de la rumia disminuyen.

7. Identifique y comprenda sus factores desencadenantes

Puede hacer esto manteniendo un registro de sus pensamientos. Si lo considera necesario, puede iniciar un diario específicamente para este propósito. Más tarde, puede analizar los pensamientos para descubrir el patrón de rumiación.

¿Hay algo que actúe como desencadenante de la rumia? Es una persona? ¿O es un incidente?

Una vez que conozca los factores desencadenantes, todo lo que necesita hacer es evitarlos o controlarlos para que no lo abrumen ni lo afecten.

8. Pide ayuda a un amigo.

Si sientes que no puedes lidiar con tus tendencias rumiantes por tu cuenta, llama a tu mejor amigo para que te ayude. Elija un amigo con el que se sienta cómodo y al que pueda abrir su corazón. Y el amigo debe ser lo suficientemente fuerte mentalmente para no dejarse influir por sus problemas. De lo contrario, en lugar de ayudarte, también serán presa de la rumia.

9. Busque ayuda profesional

Si todo lo demás falla, no dude en pedir ayuda a un profesional de la salud mental. No necesita esperar para probar todas las opciones para esto. La terapia se considera una técnica de tratamiento muy eficaz para la rumia.

Pensamientos concluyentes

¿Cómo dejar de cavilar sobre errores pasados? Esto es algo que nos molesta a la mayoría de nosotros. Existen algunas técnicas simples y efectivas para lidiar con esta aflicción de la mente.

Haz el mejor uso de ellos para deshacerte de esta práctica inquietante y molesta.

Lectura recomendada: