Los efectos de la gratitud en el cerebro

Superación Personal

Los efectos de la gratitud en el cerebro

La gratitud está ganando protagonismo y está recibiendo críticas muy favorables por sus innumerables beneficios. Esta poderosa emoción, cuando se traduce en gestos significativos, puede beneficiar tanto al donante como al receptor.

Esto nos lleva a las preguntas. ¿Cómo funciona la gratitud? ¿La gratitud cambia el cerebro? ¿Cómo afecta la gratitud al cerebro?



Este artículo explora cómo las expresiones de gratitud ejercen su magia sobre usted y las personas que ama.



¿Cómo funciona la gratitud?

La gratitud, cuando se practica en cualquiera de sus innumerables formas, se asocia con la felicidad y la satisfacción. Esto es cierto tanto si lo estamos dando como si lo estamos recibiendo. Esa es, de hecho, la belleza de la gratitud. Es beneficioso para todos los involucrados.

El vínculo entre gratitud y felicidad es múltiple. Expresar gratitud desencadena emociones positivas - felicidad siendo el más destacado entre ellos. Las otras emociones incluyen optimismo, autoestima, empatía, desinterés y espiritualidad. Y todos estos caminos conducen a la alegría pura.

La gratitud no debe practicarse solo con las personas que nos rodean. También puede obrar su milagro cuando se dirige a nosotros mismos. Siempre podemos usar más bondad, perdón y comprensión de nosotros mismos, haciendo nuestra vida más fácil y tolerable.

El flujo de emociones positivas como resultado de practicar la gratitud puede conducir a muchas cosas buenas en la vida. Como una mejor salud, relaciones más sólidas y una mayor productividad.

¿Cómo afecta la gratitud al cerebro?

La conexión de la gratitud con el cerebro se ha demostrado más allá de toda duda en varios estudios clínicos.

Los juicios morales asociados con los sentimientos de gratitud se tratan en la corteza temporal anterior derecha, la parte del cerebro vinculada a la creación y conservación de la memoria a largo plazo mediante la absorción de información visual y verbal.

Las personas que experimentan las emociones de la gratitud tienen un mayor volumen de materia gris en la circunvolución temporal inferior derecha. Las variaciones neuroquímicas en el sistema nervioso central explican la existencia de gratitud en algunos de nosotros y no en otros.

La gratitud puede producir sentimientos de pura alegría y satisfacción. A nivel fisiológico, esto se puede explicar como la liberación de neurotransmisores dopamina y serotonina. Estos son los dos neurotransmisores responsables de la emoción de sentirse bien.

La presencia de estos neurotransmisores en nuestro sistema nos hace sentir felices y mejora nuestro estado de ánimo. Este giro de los acontecimientos tiene múltiples consecuencias como la reducción del miedo y la ansiedad mediante la regulación de la hormona del estrés y el fomento de la reestructuración de nuestro conocimiento básico a través del pensamiento positivo.

los práctica diaria de la gratitud crea nuevas vías neuronales hacia emociones positivas como la felicidad y la satisfacción. La práctica consciente y regular de la gratitud puede fortalecer estas vías neuronales y crear un patrón de comportamiento positivo y agradecido permanente en nosotros.

Algunos de los impactos comunes de la gratitud en las funciones corporales y las condiciones psicológicas son:

  • Alivio del estrés y la ansiedad.
  • Reducción de dolores y dolencias.
  • Mejora de la calidad del sueño.
  • Eliminaciones de emociones negativas
  • Disminución del nivel de depresión

¿La gratitud cambia el cerebro?

Se han realizado amplios estudios e investigaciones sobre este tema y todos apuntan hacia la misma respuesta. Sí, practicar la gratitud conduce a una alteración en la estructura del cerebro.

Se ha demostrado más allá de toda duda que las expresiones de gratitud provocan un cambio en las estructuras neuronales del cerebro. Esto resulta en emociones positivas como alegría y satisfacción. Practicar la gratitud y apreciar a los demás desencadena la liberación de hormonas para sentirse bien, lo que garantiza una mentalidad positiva y un sistema inmunológico más saludable y robusto.

Muchos estudios sugieren que la práctica de la gratitud activa el centro de recompensa del cerebro. Esto da como resultado un cambio en la forma en que vemos el mundo, las personas que nos rodean y a nosotros mismos.

Cuando damos o recibimos gratitud, nuestro cerebro se ve obligado a concentrarse en lo que tenemos ahora. Algo que hubiéramos ignorado u olvidado de otra manera. Esto pone el foco en el presente, lo que lleva a la atención plena o a vivir el momento.

Cuando nuestro enfoque se desplaza hacia las bendiciones y el momento presente, desencadena la liberación de neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y la noradrenalina. Estos son los que controlan nuestras emociones, miedo, estrés y niveles de ansiedad. Esto da como resultado un aumento en los niveles de felicidad, motivación y satisfacción.

Efectos psicológicos de la gratitud

Estudios recientes han revelado la conexión indiscutible entre la gratitud y la salud mental. Siempre se ha sabido que es beneficioso para las personas sanas y equilibradas. Estos estudios sugieren que la práctica de la gratitud también puede beneficiar a quienes luchan con problemas de salud mental.

Cuando se combina con el asesoramiento, la práctica de la gratitud tiene un papel importante que desempeñar en la recuperación y rehabilitación de las personas con afecciones psicológicas. Uno de los principales beneficios psicológicos de la gratitud es el cambio de enfoque mental de las emociones negativas a las positivas.

La mayoría de los problemas de salud mental son el resultado de la incapacidad de descartar o alejarse de los pensamientos negativos. El pensamiento negativo conduce a un pensamiento aún más negativo, formando un círculo vicioso del que es difícil liberarse.

Las expresiones de gratitud nos llenan de emociones positivas, lo que obliga a la mente a concentrarse en ellas y desviar la atención de los pensamientos negativos. Cuando piensas en lo feliz que eres o en lo feliz que hiciste sentir a los demás con expresiones de gratitud, estás creando una grieta o ruptura en el círculo vicioso de los pensamientos negativos.

Ese descanso hace que sea más difícil para tu mente rumiar sobre la negatividad. Lo más probable es que eso sea todo lo que la mente necesita para liberarse.

Los estudios han encontrado que los impactos positivos de la gratitud siguen siendo los mismos incluso cuando no la comparte con los demás. Como escribir una carta de agradecimiento a una persona que te ha ayudado, pero no enviársela ni entregársela. Incluso si dicha persona no es consciente de su gratitud hacia ella, se considera que es eficaz para abordar los problemas psicológicos.

El efecto de la gratitud no es inmediato en la mayoría de los casos. No es una varita mágica que pueda resolver problemas en un abrir y cerrar de ojos. Las influencias positivas de la gratitud se acumulan con el tiempo para crear un impacto visible. El tiempo, la paciencia y la perseverancia son claves para obtener los beneficios de la gratitud.

Aunque los beneficios de la gratitud pueden tardar en aparecer, se ha descubierto que sus efectos son duraderos. Algunos de los estudios recientes sugieren que practicar la gratitud condiciona el cerebro para que sea más receptivo a los efectos de la gratitud durante períodos más prolongados. Esto significa que la gratitud tiene efectos psicológicos duraderos en el cerebro.

Pensamientos concluyentes

Practicar la gratitud es sinónimo de más felicidad y satisfacción, mejor salud y relaciones, y ver el mundo a través de la lente del amor y la compasión. Con palabras y acciones simples, podemos mejorar eficazmente la vida de los demás y de nosotros mismos.

Al dirigir las expresiones de gratitud hacia nosotros mismos, aprendemos a reconocer y aceptar nuestras fortalezas y activos. Esto puede ayudarnos a recuperar el control de nuestras vidas y vivirlas de la manera que queremos.

Apreciación es algo maravilloso. Hace que lo excelente de los demás también nos pertenezca. - Voltaire

Lectura recomendada: