Cómo calmar el apego ansioso

Mejora Personal

Cómo calmar el apego ansioso

El apego es bueno, sin duda. Después de todo, es de esperar que te aferres a algo que te dé felicidad y placer. Tiene sentido que te resistas a perder a alguien o algo que amas.

Sin embargo, existe una delgada línea que separa los apegos saludables de los que no lo son. Cuando empiezas a sentir que prefieres dejar ir las cosas esenciales de la vida en favor de este objeto de apego, estás entrando en un territorio insalubre.

El apego ansioso es uno de los estilos de apego poco saludables. Quienes sufren esta aflicción tienen dificultades para sentirse seguros en las relaciones.



Las causas y las soluciones no son difíciles de descifrar. Este artículo analiza los posibles desencadenantes del apego ansioso, los síntomas y las curas para el apego ansioso.

¿Cuál es el estilo de apego ansioso?

Es un tipo de estilo de apego arraigado en la inseguridad, el abandono y la falta de aprecio. También conocido como trastorno de apego ansioso y preocupado, quienes lo padecen a menudo son etiquetados como necesitados. Tienden a aferrarse a las personas en sus vidas y se sienten devastados cuando se van.

Las personas con apego ansioso tienen baja autoestima y son propensas a la ansiedad. Quieren mantener cerca a las personas que les importan y sospechan que este sentimiento no es correspondido. Hay mucha incertidumbre en sus relaciones con los demás.

¿Cómo se desarrolla?

El apego ansioso es producto de una infancia insegura e inestable. Si uno de los padres o los padres son impredecibles y / o emocionalmente insensibles, el niño se siente confundido sobre qué esperar de ellos. En un momento estarán colmando al niño con amor y atención y haciéndolo sentir seguro. Pero en ocasiones, el niño se siente abandonado y descuidado.

La falta de coherencia en el amor, la atención y la seguridad puede dejar a un niño confundido. No están seguros de qué esperar y anhelan atención, amor y seguridad.

Esta experiencia en la infancia continúa a medida que avanzan hacia la edad adulta. Les cuesta mucho confiar en los demás. Desisten de depender de los demás.

El trauma infantil puede resultar en cambios permanentes en su cerebro. La amígdala, la parte del cerebro que le ayuda a detectar el peligro, puede agrandarse debido al trauma. Esta amígdala agrandada e hiperactiva te hace ver amenazas cuando no las hay. Cuando empiece a dudar de su capacidad para procesar amenazas, ya que cree que puede estar reaccionando de forma exagerada, es posible que acabe perdiendo muchas amenazas reales. Todo esto le hará sentirse inseguro y ansioso.

La genética también puede desempeñar un papel en el desarrollo de este trastorno.

¿Cómo saber si tienes un apego ansioso?

Las personas que sufren de trastorno de apego ansioso a menudo experimentan estos síntomas en sus relaciones.

  • Sensación de inseguridad
  • Tendencia a ser posesivo o pegajoso.
  • Desconfianza de los demás
  • Celos
  • Baja autoestima
  • Ira, ansiedad y resentimiento.
  • Miedo al abandono y al rechazo
  • Anhelo la intimidad pero se siente abrumado por ella

El trastorno también es evidente en el comportamiento. Algunos patrones de comportamiento comunes para el apego ansioso son:

  • Culparse a sí mismo cuando las cosas van mal
  • Analizar en exceso por qué sus llamadas y mensajes no se responden o no se devuelven
  • Asumiendo el peor resultado
  • Soñando despierto con una vida perfecta
  • Temer que no te gusten o no te amen
  • Sentir la necesidad constante de demostrar su valía a los demás.
  • Creer que te falta algo y que no eres perfecto
  • Sentimientos de necesidad, desolación, soledad y desesperación.
  • Sentir la necesidad de mejorar las cosas incluso si es por cuenta propia
  • Pensar demasiado en los demás y en cómo están por debajo de sus expectativas.
  • Arrebatos emocionales cuando el comportamiento de los demás no coincide con sus expectativas
  • Inseguro de su comportamiento y dudando si está exagerando

¿Cómo curar el apego ansioso?

Si siente que tiene un trastorno de apego ansioso, puede ayudarse a sí mismo calmando la mente ansiosa, estimulando la parte de su cerebro que es más considerada y solidaria, aumentando su confianza en sí mismo y su fuerza interior, y reconectándose con usted mismo.

Estos son algunos pasos para sanar el apego ansioso.

1. Calma tu sistema nervioso

Cuando sienta que la ansiedad brota dentro de usted, puede recurrir a una variedad de tácticas para crear una ruptura en el proceso de pensamiento. Hacer algo tan simple como hacer una pausa y respirar profundamente de 3 a 5 puede proporcionar el descanso necesario.

Para mantener las emociones bajo control, puede incluir meditación, yoga, técnicas de respiración o ejercicio en su rutina diaria. Los masajes, la acupuntura y la terapia también son útiles. Descubra lo que funciona para usted y sígalo.

2. Cuidados personales habituales

Nada tranquiliza tu mente y tu cuerpo que prestarte la atención que te mereces y mimarte. Recargue y rejuvenezca diariamente para asegurarse de que su mente permanezca en un espacio positivo. Al mantener alejada la negatividad, puede eliminar la ansiedad y el estrés en la vida. Estas estrategias de cuidado personal también ayudan a mejorar su autoestima, conciencia plena y resiliencia.

3. Hágase cargo de sus pensamientos

La mayoría de los problemas relacionados con la mente surgen o empeoran cuando permite que su salud mental decaiga. Cuando notes que los pensamientos negativos se apoderan de ellos, córtalos de raíz. No permita que se arraiguen y causen estragos en su mente. Puede encontrar sus propias formas de superar los pensamientos negativos.

En caso de que ya esté experimentando estrés y ansiedad, tome medidas para recuperar el control de su mente. La negatividad es mucho más poderosa que los pensamientos positivos. Esto significa que debe esforzarse más. La práctica de la atención plena, las afirmaciones y la gratitud resulta inmensamente útil para esto.

4. Deja salir un poco de vapor

Pero tenga cuidado de hacerlo de manera constructiva. Exprese las emociones reprimidas que siente a través de actividades como llevar un diario. Hacer música, pintar y escribir puede eliminar algunas de las emociones reprimidas que te han estado atormentando.

Puede intentar escribir un diario desde la perspectiva de su niño interior. La confusión, el desconcierto y la necesidad de amor, atención y seguridad que sentía cuando era niño se pueden resolver escribiendo un diario. Intente volver a mostrar el niño interior que hay en usted asumiendo el papel de un adulto empoderado al ofrecer consejos para sanar el trauma.

Aquí hay algunos hábitos que se deben evitar para controlar el trastorno del apego ansioso.

  • No comprometa su valor para hacer feliz a otra persona.
  • Evite los comportamientos nocivos como comer o beber en exceso y no comer o dormir lo suficiente.
  • No se ponga demasiado disponible para los demás. Al hacer esto, se está descuidando y abandonándose a sí mismo y a sus necesidades.
  • No recurra al pensamiento negativo.
  • Evite el complejo del salvador, una extensión de la fantasía infantil de ser salvado de su miserable existencia. Al poner a los demás en un pedestal, les está dando poder sobre usted.
  • No sienta la necesidad de demostrar su valía a los demás. Al hacer esto, se está exponiendo a la manipulación y la explotación.
  • Evite el modo de lucha o huida. Esto no es productivo.

Hay señales de alerta que deberían generar preocupación en cualquier relación, especialmente si estás en una que no es saludable. Conozca los signos de una relación no saludable y cómo evitarlos en este artículo: Banderas rojas de una relación malsana .

La paciencia es la clave para superar el trastorno del apego ansioso. La recuperación no es un proceso de la noche a la mañana. Puede ser difícil y desafiante, pero gratificante y liberador.

Puede practicar estrategias de autocuidado que implican implementar la autorregulación y establecer límites saludables. Esto ayudará a aumentar la confianza en sí mismo, la autoestima y la confianza, brindándole una sensación de empoderamiento y bienestar.

Lectura recomendada: